"China tiene un serio problema estructural que va más allá de ese conflicto, por lo que ya no puede seguir creciendo como lo ha venido haciendo las últimas décadas", refiere Saavedra. (Foto: Archivo)
"China tiene un serio problema estructural que va más allá de ese conflicto, por lo que ya no puede seguir creciendo como lo ha venido haciendo las últimas décadas", refiere Saavedra. (Foto: Archivo)
Juan Carlos Odar Zagaceta

Según cifras oficiales, el producto bruto interno () de creció a una tasa anual de 6,2% en el segundo trimestre, lo que se constituye en su menor ritmo desde 1992 y continúa la tendencia de desaceleración tras el resultado de 6,4% en el trimestre previo. Más aún, la Oficina Nacional de Estadísticas de China ha destacado que las presiones hacia la desaceleración continuarán en la segunda mitad del año.

► ► ► 

Sin embargo, hay que considerar que la economía china es muy diferente de la que era 27 años atrás. Al cierre de 1992, la producción china llegó a US$ 496 mil millones, es decir era un poco más del doble del actual PBI del Perú. Sin embargo, en este periodo su economía se ha multiplicado por casi 29 veces, de modo que a fin de año el FMI estima que llegue a US$ 14,2 billones de dólares. Esto equivale a casi 65 veces el PBI del Perú.

Por ello, la participación de China en la producción mundial ha sido continuamente creciente. Ajustando por paridad de poder de compra, China representaba en 1992 solo 4,5% de la economía mundial; al cierre del año pasado, su participación se incrementó ya a 18,7% y este año seguiría creciendo.

Además, a pesar de su tamaño, la economía china aún tiene un nivel medio de ingresos. El PBI per cápita ajustado por capacidad de compra en 1992 era de US$ 1.266; este año bordearía los US$ 19.500. Aunque en ese período ha pasado de ser prácticamente la tercera parte del PBI per cápita del Perú, y ha avanzado significativamente todavía está lejos de economías desarrolladas. 

Así, el PBI per cápita chino ha pasado de representar casi 5% del de EE.UU. y para fin de este año ya superaría el 30% del mismo. La que ha tenido es una expansión destacable, pero considerando el punto de partida, ésta todavía continuaría. 

Para poner esta dinámica de crecimiento en función de nuestras principales exportaciones al gigante asiático: una expansión de 1% de la economía china equivalía en 1992 a US$ 4.957 millones. Este monto representaba en ese momento 2,2 veces las exportaciones anuales (a todo destino) de productos mineros y pesqueros del Perú. 

Hoy, 1% de la producción china se valoriza en US$ 142.165 millones, lo que representa 4,6 años de exportaciones mineras y pesqueras del Perú. Si bien la economía china está creciendo cada vez a menor ritmo –y no se trata de un fenómeno meramente coyuntural-, el potencial de su demanda es enorme.