(Reuters)
(Reuters)
Redacción EC

(María Rosa Villalobos / Daniel Macera). En los últimos seis días, la frase “How to delete account” (cómo borrar una cuenta de Facebook) tuvo más búsquedas en Google que en los últimos dos años. Esto, sin duda alguna, fue motivado por el escándalo que envuelve a Facebook y a la consultora británica (CA) por el uso indebido que esta última hizo de los datos personales de 50 millones de estadounidenses.

Así, la capitalización bursátil de Facebook, que ascendía a US$500.000 mil millones en enero, descendió a US$466.049 millones al 28 de marzo.

EL ESCÁNDALO

Según reveló la prensa internacional, la consultora aportó información a la campaña de Donald Trump sobre el perfil psicográfico de los votantes, obtenida a través de Aleksandr Kogan, un profesor de la Universidad de Cambridge que en el 2013 desarrolló como proyecto personal un examen que proponía a los usuarios descubrir su personalidad.

Cuando un usuario quería hacer la prueba, llamada “thisisyourdigitallife” (“estaestuvidadigital”), el aplicativo solicitaba permisos para acceder a su información personal y también a la de sus amigos. Un ex trabajador de CA, Christopher Wylie, reveló a “The New York Times” que Kogan vendió la información que había recabado con su app y violó así la política de Facebook que prohíbe la transferencia o venta de datos.

Ante las revelaciones, CA aseguró inmediatamente que una vez que supo la forma en la que Kogan había recopilado los datos, los borró en el 2015. También negó que la información fuera usada para la campaña de Trump y descartó que haya utilizado o guardado datos de perfiles de Facebook.

La consultora, además, apartó de forma temporal a su máximo ejecutivo, Alexander Nix.

La propia empresa Facebook confirmó que tomó conocimiento de la situación en el 2015, año en el que le informó a CA que debía borrar toda la información. Aunque la red social recibió una confirmación de la eliminación, Wylie aseguró que no pidió pruebas de ello.

El escándalo sobrepasó las fronteras estadounidenses, pues el ex trabajador también confirmó que CA mantuvo contactos con la
campaña a favor del ‘brexit’ y otra campaña en Nigeria.

Mark Zuckerberg, fundador y CEO de Facebook, explicó que la recopilación de los datos por parte de Kogan y CA no significan una
vulneración a la seguridad de la plataforma, ya que los usuarios cedieron su información y no hubo infiltración en los sistemas o robos
de contraseñas.

Valor de las acciones en la bolsa de valores
Valor de las acciones en la bolsa de valores
Valor de las acciones en la bolsa de valores
Valor de las acciones en la bolsa de valores

DISCULPAS TARDÍAS

Facebook ha perdido el 18% de su valor bursátil desde el inicio del caso. Ante esta situación, Zuckerberg tomó responsabilidad
por la denuncia.

“Tenemos la responsabilidad de proteger sus datos y, si no podemos hacerlo, no merecemos servirles”, se leía en la carta del dueño de
Facebook, publicada en las versiones impresas de varios
diarios británicos y estadounidenses.

Este primer gesto –argumenta en una reciente columna Ricardo Kirshbaum, editor general del diario argentino “Clarín”– va más allá de resaltar el poder del mundo digital, pues Zuckerberg elige los periódicos para disculparse.

“Los diarios les dan a esas investigaciones jerarquía y credibilidad. [...] La palabra impresa conserva así su legitimidad y los factores de poder le siguen dando ese lugar privilegiado e indiscutible”, escribe el periodista.

A esto, además, le siguió una serie de entrevistas de Zuckerberg con grandes medios estadounidenses: el mismo “The New York Times”, la cadena CNN y la revista “Wired”. En estas apariciones, Zuckerberg aseguró que está dispuesto a dar explicaciones ante la justicia de su país y del Reino Unido.

Más allá del tema legal, el escándalo ha reabierto una discusión clave en la era digital: el marco regulatorio alrededor del uso de data analytics.

Según Miguel Morachino, director ejecutivo de Hiperderecho, es conocido que Facebook permitió por varios años que cualquiera que desarrollara una aplicación o juego para su plataforma solicitara acceso a la información personal de los usuarios de dicha aplicación
y a la de sus amigos.

“Eso significa que la información sobre nuestros ‘likes’, círculos sociales, ubicación, intereses, entre otros, fue de libre disposición
sin que lo supiésemos. Eso significa que hay más bases de datos en manos de empresas privadas con nuestra información”, dijo.

PROMESAS INCUMPLIDAS

En diciembre del 2017, Twitter presentó un balance positivo en sus cuentas por primera vez en 12 años. Con 330 millones de usuarios activos a enero del 2018, las pérdidas de US$167 millones presentadas en el último trimestre del 2016 se convirtieron en ganancias por US$91 millones un año después.

Por otro lado, Snapchat ha sufrido en los últimos dos años golpes de
Instagram, su competencia directa. En las últimas semanas, un tuit negativo de la ‘celebrity’ Kylie Jenner sobre la red social borró en un día US$1.300 millones del valor bursátil de su propietaria, Snap.

Algo similar pasó cuando la cantante Rihanna criticó esta red, nada
menos que en su cuenta de Instagram.

Con su número de usuarios estancado, Snapchat reportó pérdidas por US$3.445 millones en el 2017.