El dólar está más interconectado que nunca con la economía mundial, lo que supone un estrés adicional para las empresas y los gobiernos que se preparan para el aumento de los costes de la deuda en esta moneda. (Foto: Reuters)
El dólar está más interconectado que nunca con la economía mundial, lo que supone un estrés adicional para las empresas y los gobiernos que se preparan para el aumento de los costes de la deuda en esta moneda. (Foto: Reuters)
Agencia Bloomberg

Agencia de noticias

El rey dólar está agravando el dolor de cabeza de las economías mundiales afectadas por el virus, y los mercados emergentes están especialmente expuestos conforme intentan hacer frente al colapso de sus monedas y a la caída de la demanda.

Los inversores huyen en desbandada de los mercados emergentes y se cobijan bajo la seguridad del . Dos recortes de emergencia de la tasa de interés por parte de la Reserva Federal () este mes no han logrado disminuir el atractivo del dólar.

El dólar está más interconectado que nunca con la economía mundial, lo que supone un estrés adicional para las empresas y los gobiernos que se preparan para el aumento de los costes de la deuda en esta moneda. El dilema para los bancos centrales de los es que, a medida que reducen las tasas de interés para apoyar el crecimiento, también corren el riesgo de desestabilizar sus monedas si recortan demasiado.

“El avance del dólar es otro golpe para los mercados emergentes”, dijo Mitul Kotecha, estratega sénior de mercados emergentes de TD Securities en Singapur. “La demanda del dólar ha superado cualquier golpe a la moneda estadounidense por el brusco recorte de tasas de la Fed. Los activos de mercados emergentes continuarán teniendo dificultades a medida que los inversores se mantienen alejados de los activos de relativo riesgo y mantienen un sesgo hacia los refugios seguros”.

El banco central de Turquía ha sido el mercado emergente en introducir un recorte de emergencia de tasas más recientemente. Corea del Sur, Chile, Vietnam, Sri Lanka y Pakistán ya han relajado esta semana tras el recorte de la Fed del domingo. Se espera que Sudáfrica, Indonesia y Brasil reduzcan sus tasas de referencia en los próximos días.

Un nuevo estudio del Banco de Pagos Internacionales muestra que desde la crisis financiera mundial, la apreciación imprevista del dólar deprime el crecimiento del comercio mundial. Una razón de ello podría ser un ajuste en las condiciones financieras a medida que los préstamos en dólares a los mercados emergentes se desaceleran, según el análisis.

Las salidas de capital de los mercados emergentes ya han alcanzado niveles récord, y han llegado a US$30.000 millones en 45 días por la pandemia del virus, según el Instituto de Finanzas Internacionales. Todas las monedas de mercados emergentes de las que Bloomberg hace un seguimiento se han debilitado frente al dólar desde el 20 de enero, cuando comenzó el temor al Covid-19 en Asia. El rublo ruso y el peso mexicano cayeron casi un 20%.

El impacto también se ha sentido en las economías emergentes de Asia, donde el desplome del mercado recordó a la crisis financiera asiática de hace más de dos décadas. La rupia de Indonesia es la de peor rendimiento en Asia este año, con una caída del 8,9%; el won de Corea del Sur se cotiza cerca de su nivel más débil desde 2010, y la rupia de la India cayó a un mínimo histórico la semana pasada.

Khoon Goh, director de investigación en Asia de Australia & New Zealand Banking Group Ltd., con sede en Singapur, cree que los mercados emergentes en Asia están intentando recortar tasas con cuidado al tiempo que gestionan las divisas.

“Continuarán utilizando las reservas de divisas para suavizar la volatilidad de la moneda, pero no intentarán frenar la tendencia ni defender ningún nivel en particular”, dijo Goh. “En el entorno actual, cuando la demanda externa es muy débil, permitir cierta debilidad monetaria junto con la reducción de las tasas de interés es la mejor manera de tratar de aliviar las condiciones financieras generales”.