Google Fiber
Google Fiber
Agencia Bloomberg

Agencia de noticias

El negocio de servicios de internet de alta velocidad de Alphabet Inc. se encuentra padeciendo otra reorganización ya que su líder, Gregory McCray, ha renunciado. La empresa se encuentra buscando un reemplazante.

McCray fue contratado en febrero como máximo responsable de Access, la unidad de Alphabet que alberga a Google Fiber. Se unió al gigante de la tecnología luego de que Craig Barratt, ex jefe de Access, renunciara en octubre cuando un gran y costoso plan de expansión que creó sufrió recortes. (Salió del grupo en enero último)

"Estamos comprometidos a lograr el éxito de Google Fiber. El equipo se encuentra brindando conexiones en gigabits a más y más clientes satisfechos", dijo Larry Page, máximo responsable de Alphabet, en un comunicado. "Fiber cuenta con un gran equipo y confío en que encontraremos una persona increíble para dirigir este importante negocio".

Aún no son claras las razones de la partida de McCray, pero no tuvo un buen comienzo en Alphabet. En su primer discurso al personal de Access, formuló comentarios que provocaron malestar en varios empleados y dieron lugar a múltiples denuncias en recursos humanos, según dos personas que participaron de la reunión.

En la reunión, celebrada en marzo, McCray fue interrogado acerca de su pasión por la navegación, lo cual fue mencionado por Page en un mensaje introductorio por correo electrónico. McCray comentó que su esposa solía referirse a su bote como su "amante". Según personas que solicitaron no ser identificadas hablando acerca de asuntos de la empresa, el nuevo máximo responsable proclamó, entre perceptibles gritos sofocados, que cada hombre tiene derecho a tener su amante.

Según las personas, varias mujeres denunciaron el incidente a las divisiones de recursos humanos de Access y Alphabet. Una portavoz de Alphabet declinó realizar comentarios al respecto. McCray no respondió a múltiples llamados y mensajes de texto.

Expansión de Google Fiber se ralentiza.
Expansión de Google Fiber se ralentiza.

Hace pocos años, Google Fiber representaba una gran prioridad, en parte debido a su potencial para desestabilizar el mercado de banda ancha de los Estados Unidos, gobernado por unos pocos gigantes del cable y las telecomunicaciones. Comenzó a ofrecer paquetes de conexión a internet en gigabits en un puñado de ciudades, tales como Kansas City y Austin, Texas. Posteriormente, a principios de 2015, Fiber anunció amplios planes de expansión a más de 20 ciudades. Dos años más tarde, la división Access adquirió Webpass, un proveedor de internet inalámbrica con actividad en varias ciudades. Ruth Porat, directora de finanzas de Alphabet, frecuentemente se refería a Google Fiber como un gran pero necesario gasto de capital.

Pero entonces Alphabet retrocedió súbitamente. Cuando Barratt renunció, Google Fiber anunció que frenaría los planes de expansión en ocho mercados adicionales. En abril, dos de los principales colaboradores de Barratt también presentaron sus renuncias.

TAGS RELACIONADOS