En junio de 2016, la marca sueca había hecho un llamado a revisión de cerca de 36 millones de cómodas Malm en América del Norte, y 1.6 millones en China, después de recibir denuncias por varios accidentes.
En junio de 2016, la marca sueca había hecho un llamado a revisión de cerca de 36 millones de cómodas Malm en América del Norte, y 1.6 millones en China, después de recibir denuncias por varios accidentes.
Agencia AFP

Agencia de noticias

, el fabricante sueco de mobiliario, le pagará una indemnización de US$46 millones a los padres de un niño de dos años que murió aplastado por una cómoda de la marca.

El pequeño se llamaba Josef Dudek y murió en mayo de 2017 en su casa dedespués de que le cayera encima la cómoda totalmente inestable de la línea Malm, fabricada por Ikea. La cómoda que aplastó a Dudek había sido parte de un llamado a revisión masivo un año antes por varias denuncias de accidentes similares.

Los papás del niño le hicieron una demanda a Ikea en 2019, acusando a la compañía sueca de no “tomar las medidas adecuadas para mejorar la seguridad y estabilidad de sus cómodas”, dijo el bufete Feldman Shepherd en un comunicado.

La familia y el gigante del mobiliario sueco llegaron a un acuerdo en donde la compañía aceptó este pasado lunes. pagar una indemnización de US$46 millones. Según los abogados de los padres del niño, el monto decidido en el acuerdo es un monto inédito por lo elevado para un caso de muerte infantil en Estados Unidos.

Cabe mencionar que en 2016, Feldman Shepherd había logrado que el grupo sueco pagara 50 millones de dólares a tres familias de niños que murieron en accidentes que involucraron cómodas de Ikea.

Un portavoz de la firma sueca confirmó a la AFP el monto del acuerdo. "Permanecemos con la determinación de trabajar de forma proactiva y colaborativa sobre este muy importante asunto de la seguridad doméstica", agregó.

El acuerdo de indemnización para los padres de Josef Dudek, prevé además que Ikea haga un mayor esfuerzo por contactar a clientes que hayan comprado cómodas de la línea Malm u otros productos similares.

El caso del pequeño Dudek no era novedoso para Ikea. Ya en junio de 2016, la marca sueca había hecho un llamado a revisión de cerca de 36 millones de cómodas Malm en América del Norte, y 1.6 millones en China, después de recibir denuncias por varios accidentes que provocaron la muerte de 6 niños e hirieron a cerca de 30 en Estados Unidos.

TAGS RELACIONADOS