(Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)
Lucero Chávez Quispe

Esta mañana, el parlamento catalán aprobó declarar la y la consiguiente formación de una república independiente de España. El gobierno central no tardó en activar las medidas para restablecer la legalidad en .

Frente a ello, los mercados no tardaron en reaccionar. Al cierre de la sesión de hoy, la cayó 1,45% tras conocer la decisión del Parlamento y del Senado. Las cotizaciones de los bancos catalanes Caixabank y Banco Sabadell perdieron 2,74% y 4,85%, respectivamente, en la jornada.

En el corto plazo, el escenario de conflicto entre el gobierno central y el de seguiría siendo de incertidumbre para las empresas con sede en la última mencionada, señala Javier Castro, socio del estudio Echecopar.

“Las empresas con sede en Cataluña se van a ir de ahí. Además, todas las acciones y bonos de empresas emitidas en Cataluña van a caer”, comenta el abogado sobre el panorama que se vendría para Cataluña.

En la víspera, varias empresas catalanas han optado por cambiar su sede social a las afueras de la ciudad, con lo que asegurarían su estancia en la Unión Europea y mantendrían la liquidez proporcionada por el Banco Central Europeo (), de lograr Cataluña su independencia.

"Las grandes actividades económicas se paralizarán y no hay posibilidad de que sigan recibiendo inversión por lo pronto", añade el abogado.

A ello se la suman las marchas y la represión que se espera que sucedan en los próximos días hasta que la Corte Constitucional falle sobre la legalidad del voto en el Parlamento catalán. Con ello, el turismo en la región va a ser ahuyentado. 

Según el socio del estudio Echecopar, la declaración no prosperará por ser inconstitucional, al violar la Constitución Española.

Una vez que ésta declarada inconstitucional, asegura Javier Castro, el el gobierno español tomará el control económico de todas las instituciones de Cataluña. Con ello, descarta posibles consecuencias significativas en la actividad económica de la región.

Lea más noticias de Economía en...