El plan del gobierno iraní busca impulsar la liquidez hacia el empleo y activar la producción del país. (Foto: AFP)
El plan del gobierno iraní busca impulsar la liquidez hacia el empleo y activar la producción del país. (Foto: AFP)
Agencia Reuters

Agencia de noticias

planea ofrecer incentivos impositivos y de precios a inversionistas privados para que adquieran proyectos ociosos y ayuden a impulsar la economía, reportó el sábado la prensa estatal, mientras el país enfrenta posibles sanciones estadounidenses y la salida de muchas compañías extranjeras.

se retiró en mayo de un acuerdo internacional para levantar sanciones contra Irán a cambio de límites a su programa nuclear y Washington ha instado a los países a detener todas las importaciones de iraní a partir del 4 de noviembre si no quieren enfrentar medidas financieras.

El nuevo plan iraní, junto con acciones contra supuestos delitos financieros, parece buscar aliviar la preocupación por la decisión estadounidense.

El posible retorno de sanciones ha provocado una rápida caída de la moneda iraní, protestas de comerciantes de bazares usualmente leales a los gobernantes islámicos y manifestaciones públicas sobre presuntas ganancias ilegales.

El plan ofrecerá precios atractivos y términos flexibles como exenciones impositivas puntuales para inversores que acuerden hacerse cargo de algunos de los 76 mil proyectos del Gobierno, sin terminar u ociosos, dijo el vicepresidente Eshaq Jahangiri en la televisión estatal.

"Durante los últimos meses, la liquidez del país se ha ido a vivienda, mercado de divisas y monedas de , lo que elevó los precios y provocó preocupación pública", dijo Jahangiri, según fue citado por la página web de la emisora estatal.

"Un tema central en la reunión [...] fue encontrar soluciones para impulsar la liquidez hacia el empleo y para activar la producción", agregó Jahangiri, después del encuentro al que asistió el presidente Hassan Rouhani y los titulares del Parlamento y el Poder Judicial.

Las sanciones comienzan a entrar en vigor en agosto, pero algunas compañías europeas que invierten en Irán y que tienen grandes operaciones con Estados Unidos ya han anunciado que se retirarán de acuerdos comerciales con