Se reactivan las apuestas a un debilitamiento del yuan
Se reactivan las apuestas a un debilitamiento del yuan
Redacción EC

(Bloomberg). Los mercados de derivados están apuntando a renovadas apuestas a una depreciación del , y se prevé que un indicador de tres meses de fluctuaciones esperadas en los precios tenga el mayor incremento mensual desde enero. Otros indicadores, tales como la prima de las opciones para vender el yuan con respecto a las de compra del yuan y el descuento de los contratos a plazo sobre la cotización spot, también han subido, lo que indica que aumentan las expectativas de una caída.

El mayor pesimismo se produce después de un período de calma que llevó a los indicadores al punto más bajo en por lo menos nueve meses, en virtud de que la Reserva Federal evitó subir las tasas de interés y los inversores apuestan a que China estabilizará el yuan antes de la reunión del G-20 en septiembre.

Los operadores están sondeando la disposición del Banco Popular de China (PBOC) para permitir que el yuan caiga entre la reunión del G-20 y el ingreso de la moneda a los Derechos Especiales de Giro (SDR) del FMI, el 1° de octubre, especialmente debido a las mayores posibilidades de que la Fed actúe.

“Después de que finalice la reunión del G-20 el próximo lunes, el mercado podría querer poner a prueba cuánta depreciación del yuan puede tolerar el Banco Popular de China”, dijo Gao Qi, estratega del Scotiabank en Singapur. “China no quiere que el yuan se mueva demasiado durante la reunión del G-20 y se convierta en tema de discusión. El impacto del SDR será menor que el del G-20”.

Cierta debilidad en el yuan no sería negativa para China, que está tratando de revitalizar una economía que crece al ritmo más lento de los últimos 20 años. Los datos sobre las exportaciones, la producción industrial y las ventas al por menor estuvieron por debajo de lo estimado en julio por los economistas. La mediana de las proyecciones según un sondeo de Bloomberg indica que el yuan caería un 1,1 por ciento el resto de este año.

El viernes el dólar registró su mayor alza desde junio, después de que la Presidenta de la Fed Janet Yellen, dijera que el argumento para elevar los costos de endeudamiento en Estados Unidos es cada vez más fuerte y el vicepresidente de la Fed Stanley Fischer indicara que un aumento en septiembre es posible. Los futuros de los fondos federales se valoran actualmente considerando una posibilidad del 36 por ciento de que se ajuste la política monetaria el próximo mes y un 61 por ciento de que aumenten para fin de año.

“Hay más presión cuando el dólar está más fuerte” dijo Dennis Tan, estratega en divisas para Barclays Plc, Singapur. “Luego es posible que los mercados internos traten de predecir más depreciación por delante, y que los flujos de capital sigan esa expectativa”.

LOS BAJISTAS SE PREPARAN

Los bajistas del yuan en los mercados exteriores ya han empezado a acumular posiciones cortas para especular sobre caídas en la moneda después de la reunión del G-20, de acuerdo con Ken Cheung, estratega del Mizuho Bank Ltd. en Hong Kong.

“Los datos de China para el mes de julio demostraron que el momentum de crecimiento del país se ha debilitado”, escribió en una nota. “El PBOC podría tener una intención menos fuerte de mantener la estabilidad del yuan después de la cumbre del G-20, y permitir nuevamente que se deprecie la moneda si las expectativas se mantienen bien ancladas”.

TAGS RELACIONADOS