Marcela Mendoza Riofrío

Periodista

marcela.mendoza@comercio.com.pe

La frecuencia y la cantidad de incendios urbanos se ha elevado en la última década y entre las diferentes causas de los mismos toma alta relevancia el uso frecuente de productos importados de  alto riesgo (por su potencial impacto en la seguridad de la persona y la propiedad), informó Orlando Ardito, gerente general de Epei, la Asociación Gremial de Empresas de Productos Eléctricos Internacionales del Perú.  

Al mes, más de un millón de piezas eléctricas que no cumplen con los estándares internacionales y son de alto riesgo ingresa al país, indicó el ejecutivo. Estas representan más del 20% de los productos eléctricos importados (en valores) y hasta 70% en unidades, según una medición realizada por Epei desde el segundo semestre del 2016.  



► 

En términos monetarios, Ardito calcula que al año, el Perú dejó de percibir aproximadamente US$ 500 millones debido al contrabando de este tipo de piezas  (US$ 5.000 millones en los últimos 10 años). 

Así, mientras que las empresas que sí cumplen con los estándares venden- por ejemplo, un tomacorriente a un precio promedio de US$3, los productos sub- estandar ingresan por US$0,10 pero se comercializan en mercados informales como Las Malvinas por US$2. 

En Las Malvinas, precisó Ardito, el 98% de los insumos son falsificados o ingresaron sin cumplir con los estándares mínimos de calidad. Estos, además, son adquiridos para el sector de construcción informal o autoconstrucción, que comprende más del 70% de la actividad local, según la Cámara Peruana de la Construcción (Capeco). 

RIESGOS LATENTES 
El problema de usar productos que no cumplen los estándares internacionales, explicó Ardito, es que no son capaces de soportar la demanda de corriente de los artefactos eléctricos y eso genera sobrecargas, cortocircuitos o falsos contactos que pueden terminar en incendios.  

Según los Bomberos del Perú, hoy siete de cada 10 urbanos son a causa de malas instalaciones eléctricas. Sin embargo, el 85% de la población se siente segura en la ciudad. Esto, a pesar de que se han elevado la cantidad de incendios: en el 2008 se contabilizaron 8.000 y en el 2018 se superaron los 13.000.

"No saben que viven en una bomba de tiempo: el 60% de las viviendas son muy antiguas. Tienen más de 20 años y no han cambiado el cableado pese a tener más artefactos conectados a la energía", recalcó.

Un cable de cobre instalado en una casa hace 20 años estaba preparado para soportar cinco aparatos eléctricos. Hoy se habla de entre 20 y 50, incluyendo varios celulares que se conectan dos veces al día. Eso genera más consumo y requiere soporte eléctrico adecuado, explicó Ardito. 

A LA ESPERA DE REGLAMENTOS 
​¿Existe la posibilidad de reducir el volumen de productos sub-estándar? Para Epei el camino pasa por mejorar los controles aduaneros, lo que implica publicar reglamentos que marquen la pauta de las piezas que no deben ingresar al país.  

En la actualidad existe un reglamento para cableado de cobre que ha permitido desde su promulgación (2016) reducir en 30% importaciones indebidas. No obstante, asegura que se está ingresando cableado de aluminio recubierto que no tiene capacidad de manejar la corriente como el de cobre. 

En el ministerio de la Producción (Produce), informó, se están trabajando cuatro reglamentos tanto para enchufes como para tomacorrientes, equipos de protección, interruptores y cables que no son de cobre. 

En otros países como Brasil y Colombia hay fuertes controles normativos que evitan el ingreso masivo de productos de alto riesgo para las construcciones y personas que las habitan, señaló. Según un estudio realizado en asociación con varios gremios similares en la región, el Perú, Bolivia y Paraguay son los que menos controles poseen y son la principal puerta para estos productos de alto riesgo, lamentó.

Al cierre de este artículo, el Produce no emitió comentario sobre el estado o avance del desarrollo de los mencionados reglamentos. 

EL DATO
EPEI-Perú agrupa a empresas como Bticino-Legrand, Indeco-Nexans, Schneider Electric, Shréder Siemens, Signify-Philips y Sonepar. Ellos conforman el 65% de la industria formal local.