(Foto: Difusión)
(Foto: Difusión)
Lucero Chávez Quispe

¿Es posible estimar la demanda de un producto de alta rotación? En un negocio con información histórica, como es el caso de las empresas de consumo masivo, lo es. Pero este año, en el caso del  -responsable en traer el álbum oficial de la Copa Mundial al Perú- no fue así.

Como se recuerda el lanzamiento oficial del al Perú fue el jueves 22 de marzo. Apenas una semana después, cientos de fanáticos reclamaban a encargados de tienda por el desabastecimiento de los álbumes esperados desde hace 36 años, la última vez en que la selección peruana clasificó a un Mundial.

¿A quién culpar?

"Yo no hablaría de un error sino más que todo de una dificultad. Por más que sea necesario estimar la demanda, es sumamente difícil acercarte pues no tienes información histórica relevante, no tienes cómo deducir de manera sustentada cuál va a ser la demanda", señala Christophe De Greift, managing director de la consultora Real Time Management.

De hecho, el evento más reciente, pero no comparable, que tenía Panini para tomar en cuenta fue la campaña del álbum de . En esa ocasión, se vendieron 40 toneladas de sobres, muy por debajo de las 140 toneladas que se vendieron en los primeros diez días de la campaña Rusia 2018, declaró hace unas semanas Óscar Pizarro, representante de la editorial a RPP

LECCIONES DE LAS FAST FASHION

Ante esta falta de información histórica de la demanda peruana, la editorial Panini debió apuntar a tener un tiempo entre el pedido y la entrega del producto lo más corto posible y jugar con el precio, señala De Greift. Esta misma estrategia siguen las , añade, donde el paralelo entre la fiebre del Mundial y la moda tienen un punto en común: los productos de corta duración.

"Los pioneros, como la española , apuntan a otro modelo, con tiempos de abastecimiento tan cortos que esperan a que salgan las tendencias para recién diseñar y distribuir", señala el experto.

Foto: AFP
Foto: AFP

Para la industria de las fast fashion es sumamente importante anticipar bien, si se quiere ser eficiente. "Si tengo demasiada ropa voy a tener que rematar, si me falta ropa voy a dejar plata en la mesa", explica el experto.

El nivel de eficiencia de tiendas como Zara y , hace que en dos semanas se puedan abastecer, lo que incluye diseñar, producir y distribuir; y les permite llegar a tiempo sin producir de más.

Al otro lado, regresando al caso Panini, la empresa ha optado por calmar la escasez de álbumes trayendo los productos por avión. "De alguna forma están reaccionando correctamente, pero con sobrecostos importantes", añade. 

Estas lecciones, además, son aplicables para todos los negocios  de -restaurantes, venta de artículos de corta vida, merchandising- que aprovecharán la campaña del Mundial y cuyos productos generen picos significativos. 

"Si uno pretende aprovechar la demanda o fiebre del Mundial con un tiempo de abastecimiento de 60 a 90 días es una locura, eso no te permitirá reaccionar. Por eso deben ver mucho a las fast fashion, pues cuentan con una demanda de corta duración por lo que es importante anticipar bien", concluye.