Imagen de la primera pelea entre Saúl y (Foto: Reuters)
Imagen de la primera pelea entre Saúl y (Foto: Reuters)
Ricardo Guerra Vásquez

Periodista en Economía y Negocios

ricardo.guerra@comercio.com.pe

Esta última semana, los seguidores del han recibido golpes bajos y contundentes por parte de dos eventos que, según muchos, eran tildados como los mejores del año en sus distintas competiciones.

El lunes pasado, el peleador Tony Ferguson anunció que no pelearía en la edición 233 de la contra el ruso Khabib Nurmagomedovi debido a una lesión de último momento. Por otro lado, el martes, la revancha entre los boxeadores y “GGG” quedaba suspendida, ya que el primero daba resultados positivos en un control antidoping.

Muchos de los seguidores de la UFC y del boxeo se quedarán con las ganas de ver ambas peleas que venían generando gran expectativa. Sin embargo, otro grupo se verá afectado y no necesariamente por ser fanáticos de este deporte, sino porque sus intereses económicos podrían verse perjudicados: los y .

Frente a ello, Darío Brignole, presidente de Shine Entertainment, esclareció mediante una entrevista con la situación en la que se encuentran los patrocinadores de estos eventos, ya que –por el momento- estos no se realizarán y, por ende, no generarían retornos.

“Estas [situaciones que observamos] sí están en los contratos y depende [tu ganancia o pérdida] de cómo negocies en los contratos. Por lo general, hay distintas partes que negocian por separado: promotores, boxeadores, etc”, explica Brignole.

Según comenta, en el caso de una cancelación de un evento, quienes son los menos perjudicados “paradójicamente” son los mismos peleadores.

“En este caso, por ejemplo, Canelo no ha perdido dinero. El promotor es el que más pierde. Sin embargo, de realizarse un evento [con total normalidad] ellos son los que reciben las mejores tajadas”, refiere.

EL RESPALDO DE LOS PROMOTORES

El presidente de Shine Entertainment menciona que un promotor que desea impulsar económicamente siempre realiza un análisis financiero antes de invertir. Para ellos, es indispensable un donde se calcule sus ingresos y egresos para ver la del evento.

“Luego de realizar el análisis financiero, los patrocinadores siempre tienen guardado un margen que va entre 15% y 20% por si sucede algo. Otra forma de cubrirse es con los seguros. Ellos te cobran el 1% de las ganancias que obtengas del evento y te respalda con un monto fijo”, subraya Brignole.

LAS CIFRAS DEL “CANELO” VS. “GGG”

Según menciona el portal Infobae de Argentina, la primera pelea realizada, en setiembre del año pasado, entre el mexicano Saúl Álvarez y el kazajo Gennady Golovkin generó ganancias de US$25 millones para el primero y US$12 millones para el segundo abarcando todos los conceptos.

Por otro lado, el portal web de Marca indica que el primer combate entre el mexicano y el kazajo recaudó por el concepto de PPV (pago por visión) un aproximado de US$100 millones. El precio para visualizar el evento en alta definición era de US$79,99.

En tanto, para la revancha que iba a ser realizada en el T-Mobile Arena, ubicado en Las Vegas, las entradas estaban tasadas entre US$300 y US$5.000, según los propios representantes de los pugilistas. Cabe resaltar que este escenario tiene capacidad para albergar a 20 mil personas.

Por último, según el portal web del diario Universal de México esta pelea se daría a mediados de septiembre. De no realizarse el evento, la cifra que se estima como pérdida alcanzaría los US$300 millones.