Nextel ahora se llama Entel y apunta al 30% de mercado en Perú
Redacción EC

Llegó el día en que se revelaron los misterios. Sebastian Dominguez, gerente general de la que fuera , presenta hoy ante la opinión pública la que espera sea el nuevo competidor de peso hoy en el mercado: .

Sigue a Portafolio también en 

Desde un principio se sospechó del cambio de nombre y de sus intensiones de ganar participación de mercado con grandes inversiones.

Hoy nos muestran que todos teníamos razón: se olvidarán de ser un producto de nicho y entrarán de lleno a pelear un sitio relevante en un mercado masivo, que hoy solo tiene dos jugadores fuertes: y . La tarea no será fácil, pero sí que será interesante. 

De acuerdo a los montos de inversión anunciados por Nino Boggio, gerente legal de la empresa, la apuesta ha sido duplicar la capacidad instalada que recibieron al comprar Nextel y mantenerse en dicho ritmo (US$250 millones por año) de inversiones por varios años.

Boggio detalló que, hasta fines del 2014, habrán invertido US$1.000 millones, lo cual incluye la compra de la operación de Nextel en el Perú, la compra de la banda 4G e inversiones orientadas a ampliar la cobertura de la red para poder usar las tecnologías 2G, 3G, y 4G. 

Eso significa que ahora están listos para el doble de participación (8%) en su primer año y que planean seguir a ese ritmo por varios años hasta lograr el ambicioso objetivo de acaparar el 30% del mercado, es decir, la tercera parte, con Movistar y Claro como competidores de igual a igual. 

No los vimos nerviosos, ni asustados, ni temerosos. Están decididos, desafiantes, delirantemente dispuestos a tener casi diez veces más lo que manejan hoy en día en muy poco tiempo. Han diseñado la estrategia y lucen decididos a no darse por vencidos.

Es una carrera para maratonistas de alto alcance, de esos que superan los 100 km de un tirón, pero están dispuestos a llegar a la meta.

¿Tendremos al fin un mercado equilibrado con tres actores fuertes disputando un tercio de la torta? El tiempo lo dirá. Por lo pronto se les ve armados, decididos, dispuestos y con todas las ganas.

Habrá que ver si el mercado responde a la nueva marca, si la oferta de productos es la apropiada en precios y si su promesa de esforzarse al máximo por la calidad en servicio y la experiencia satisfactoria se convierten en realidad. La orden de partida ya está dada.