Cinco años de cárcel a joven que intentó robar dos botellas de pisco
Cinco años de cárcel a joven que intentó robar dos botellas de pisco
Leslie Salas Oblitas

Con y discotecas cerradas, restricciones de horario y aforo en los , sin reuniones sociales y turismo, el panorama para los productores de pisco se torna cada vez más sombrío, señala.

MIRA: Parque Industrial en silencio: Cómo viven la crisis las mypes de muebles y confecciones de Villa El Salvador

Cecilia González, dueña de la marca de pisco y vino Tres Generaciones, comenta que si bien no paralizaron sus actividades durante la cuarentena (lo cual les permitió no dejar a medias el proceso de vendimia y destilado) la reducción del consumo interno ha sido un golpe duro, al igual que para los 480 productores que existen solo en Ica.

Las ventas de la empresa peruana, con 164 años de trayectoria, son prácticamente menos de la tercera parte de lo que antes registraban. Hasta julio, por ejemplo, lograron comercializar 6.000 botellas de pisco; mientras que en los primeros siete meses del 2019 llegaron a las 22.000 botellas. Bajo este escenario, se estima que para el cierre de año llegarán a las 10.000 botellas, lejos de las 40.000 botellas que comercializaron el 2019.

Su principal canal de venta, los supermercados (que concentra el 65% de sus ventas), continúan siendo su mayor boca de salida, pero sus compras se han hecho cada vez más espaciadas. “Estos se quedaron con un stock importante de los meses que duró la cuarentena y en mayo recién solicitaron reposición de producto”, señala.

Las ventas de la empresa peruana, con 164 años de trayectoria, están prácticamente a la mitad de lo que antes registraban. Hasta julio, por ejemplo, lograron comercializar 11.000 botellas de pisco; mientras que en los primeros siete meses del 2019 llegaron a las 22.000 botellas.
Las ventas de la empresa peruana, con 164 años de trayectoria, están prácticamente a la mitad de lo que antes registraban. Hasta julio, por ejemplo, lograron comercializar 11.000 botellas de pisco; mientras que en los primeros siete meses del 2019 llegaron a las 22.000 botellas.

PRECIOS A LA BAJA

Precisamente, para lograr una mayor rotación de producto han tenido que reducir los precios a costa de ganar un poco menos por botella, dice la empresaria.

Los precios del pisco han caído en aproximadamente 30% para el consumidor final. Nosotros hemos asumido un 15% y el otro 15% el canal moderno bajo estrategias promocionales y tarjetas de fidelización. “Ahora, los limeños pueden comprar una botella de pisco mosto verde de nuestra marca a S/ 65, que antes ascendía los S/ 92”, asegura.

Pero estas acciones, opina, no son suficientes para dinamizar el consumo de este producto bandera. Asevera que hace falta una mayor promoción por parte del Estado, el cual debería establecer una campaña que incentive no solo el consumo del pisco, también de todos los productos peruanos para así contribuir a que la economía se reactive a un mayor ritmo.

MIRA: Tarjetas de crédito sin cobro de membresía: ¿cuándo conviene tener una?

Hay muchos productores medianos y pequeños que están muy preocupados por esta situación y que han tenido que despedir a sus trabajadores o tomar otras medidas para aligerar sus costos fijos. En algunas empresas, la familia es quien ha tomado la posta y está involucrándose más en el proceso productivo”, menciona.

Confiesa que en el caso de su representada no ha sido necesario despedir personal, pero sí han tenido que ajustar sueldos para poder subsistir y esperan poder acceder a Reactiva.

NUEVOS CANALES

Además, ante el bajón del consumo interno están tocando la puerta de otros canales como el e-commerce y la exportación. “Nos hemos reinventado y hemos abierto nuestro propio portal de ventas Tres Generaciones y también estamos vendiendo por internet a través de alianzas comerciales con terceros”, revela.

Asimismo, esta semana adelanta se concretarán sus envíos de 1.200 botellas a pisco (equivalente a 100 cajas) y de la misma manera espera que se concreten las exportaciones a Estados Unidos y Holanda que estuvieron negociando antes de la cuarentena, pero que por la pandemia quedaron en stand by.

Nuestros compradores en Estados Unidos, por ejemplo, también están esperando que el negocio nocturno se reactive para poder reiniciar su proceso de compra”, asegura.

Por ahora, la marca se concentrará en liberar el stock de pisco que tiene y al que se sumará un nuevo lote de producción entre setiembre y octubre, cuando termine su proceso de reposo, para luego diversificar con sus variedades de cremas de pisco con lúcuma, café, chirimoya y algarrobina, por mencionar algunas.

TE PUEDE INTERESAR

VIDEO SUGERIDO

Coronavirus en Perú: el futuro incierto de las discotecas y bares