Fundada en el 2008, Airbnb marcó el comienzo de una nueva era de viajes al convencer a millones de personas de que abrieran sus hogares a extraños.
Fundada en el 2008, Airbnb marcó el comienzo de una nueva era de viajes al convencer a millones de personas de que abrieran sus hogares a extraños.
Agencia Bloomberg

Agencia de noticias

Una de las cotizaciones en bolsa más esperadas de 2020 está en peligro de fracasar debido a la propagación del . , operador del mayor servicio de alquiler de alojamientos compartidos, ha estado trabajando para debutar en el este año, con la idea de comenzar el proceso cerca de marzo o abril, dijeron personas con conocimiento del asunto. El puntapié inicial podría retrasarse, dijeron algunos. Y ahora, con los consumidores y las empresas que cancelan sus viajes en todo el mundo, el plan de Airbnb corre el riesgo de retrasarse hasta 2021.

“Se intenta comenzar con el pie derecho en una salida a bolsa, pero este virus está afectando fuertemente a Airbnb”, dijo David Hsu, profesor de la Wharton Business School de la Universidad de Pensilvania.

La compañía debe sopesar los riesgos de ingresar a los mercados públicos después de un año no rentable, cuando los inversionistas ya se han visto consumidos por el bajo rendimiento de otras ofertas públicas de tecnología y en un momento en que el sector de viajes está bajo mucha presión, dijo Hsu. “No me sorprendería ver que esta salida a bolsa en particular se retrase”, agregó.

Fundada en el 2008, Airbnb marcó el comienzo de una nueva era de viajes al convencer a millones de personas de que abrieran sus hogares a extraños. La startup de US$31.000 millones opera una plataforma mundial que conecta a quienes están dispuestos a alquilar sus casas con huéspedes que buscan un lugar asequible para quedarse. La empresa cobra una tarifa de aproximadamente el 15% a los huéspedes y anfitriones. Actualmente, Airbnb cuenta con más de 7 millones de anuncios de propiedades en más de 100.000 ciudades de todo el mundo.

El brote de coronavirus está causando restricciones de viaje y otras interrupciones que tienen un impacto directo en el sector de viajes, turismo y otros”, dijo el portavoz de Airbnb, Nick Papas, en un comunicado. Cuando se le preguntó si el brote había retrasado los planes de cotización de Airbnb, Papas señaló la declaración de la compañía del año pasado que manifestaba la intención de cotizar en bolsa en 2020.

Para complicar aún más el cronograma, algunos empleados de Airbnb poseen opciones sobre acciones que vencen este año y quieren tener la oportunidad de cobrar.

Airbnb ha permitido que los huéspedes y anfitriones cancelen reservas en China, el epicentro del virus, sin penalización hasta el 1 de abril. Esto ha reducido el negocio en China en aproximadamente un 80%, en comparación con hace un año, según personas familiarizadas con la situación. Las personas solicitaron que no se revelara su identidad ya que se trata de información privada. El Wall Street Journal informó sobre el impacto anteriormente.

Uno de los ingredientes principales para un debut exitoso en el mercado de valores es la evidencia de crecimiento y el potencial de grandes ganancias en el futuro. El virus dificultará que Airbnb pueda salir a bolsa este año.

En el 2017 y el 2018, Airbnb obtuvo ganancias, antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización. El año pasado, la compañía perdió dinero sobre esa base, incluso antes de que surgiera el coronavirus, según personas cercanas a la empresa.

Algunos inversionistas, incluidos un puñado de financiadores de Airbnb y posibles compradores de las acciones en los mercados públicos, están preocupados porque el virus afectará los resultados de Airbnb en el primer semestre del 2020 y, además, podría extenderse al tercer trimestre, dependiendo de la manera en que el virus se propague. Esto dejará poco tiempo en el resto del año para que los números mejoren con el fin de respaldar una cotización, dijeron estos inversionistas. Solicitaron que no se revelara su identidad debido a lo delicado del asunto.

Bradley Tusk, un capitalista de riesgo y exestratega político para Uber Technologies Inc., dijo que el brote de coronavirus podría proporcionar a Airbnb “cierta cobertura narrativa” para justificar el retraso de su incorporación o sus pérdidas. “No es lo ideal”, dice Tusk, “pero de una extraña manera, si buscaran algo a lo que culpar por falta de rentabilidad, esta podría ser una excusa muy conveniente”.

“Aunque nadie puede saber el alcance del impacto que podría tener el brote de coronavirus, creemos que la historia muestra que cuando ocurren interrupciones globales, la industria de viajes se ha recuperado a la larga”, dijo Papas de Airbnb.