El interés de los fondos chilenos se hace latente y se proyecta como una oportunidad después de la crisis desatada por el coronavirus, que en el Perú afectó el volumen de ventas de las empresas inmobiliarias locales. (Foto: El Comercio)
El interés de los fondos chilenos se hace latente y se proyecta como una oportunidad después de la crisis desatada por el coronavirus, que en el Perú afectó el volumen de ventas de las empresas inmobiliarias locales. (Foto: El Comercio)
Elida Vega

Oportunidad en tiempo de crisis. Aun cuando las ventas de departamentos y viviendas han disminuido a raíz del estallido del y la cuarentena impuesta por el gobierno, el se alista para seguir recibiendo a nuevos inversionistas interesados en apostar por una actividad que continúa siendo sinónimo de rentabilidad.

MIRA: ¿Cómo avanza la reactivación de los proyectos inmobiliarios?

Y, tal como ha sucedido en anteriores crisis, nuevos jugadores ya estarían indagando las oportunidades que hoy en día ofrece este mercado, que sigue ávido por atraer más inversión que los ayude a sacar adelante nuevos proyectos enfocados en aprovechar la demanda desatendida.

De esta manera, son varias las empresas locales que han confirmado a este Diario, el interés de nuevos fondos de inversión, en su mayoría chilenos, que les han dejado saber su apetito por apostar y hacerse de la rentabilidad que, a pesar de la crisis generada por la presencia del coronavirus, representan los proyectos residenciales en nuestro país.

En ese sentido, Fernando Velarde, gerente general de Ve-Más confirma que, efectivamente, son varios los fondos de inversión chilenos que están mirando con apetito al Perú. “Chile está más afectado que el Perú y eso es una motivación más para que esos fondos vengan acá. Hay varios motivos por los que veo esa confianza”, indica.

Explica que se trata de una situación similar a la sucedida después de otras crisis económicas, cuando aparecen varios “fondos golondrinos”, pero lo positivo en esta coyuntura es que “se trata de una enorme inyección de capital que brindaría holgura a las empresas inmobiliarias y constructoras para seguir adelante con sus proyectos”, añade.

Al parecer, uno de los fondos chilenos interesados podría ser Linzor Capital Partners, que ya ha realizado algunas inversiones en el Perú (7% del total, después de Chile, México, Colombia y Uruguay) y, a nivel internacional mantiene presencia en el sector ‘retail’, un negocio vinculado estrechamente al sector inmobiliario.

Sector inmobiliario con apetito. (Foto: GEC)
Sector inmobiliario con apetito. (Foto: GEC)

CONTACTO PALPABLE

Sobre los interesados, Ricardo Arbulú, vicepresidente de la Asociación de Empresas Inmobiliarias del Perú (ASEI), asegura que como gerente general de Ciudaris ha sido contactado por varios fondos de inversión, principalmente chilenos, que lo han buscado con la expectativa de desarrollar proyectos inmobiliarios de manera conjunta.

“Actualmente hay un mejor apetito de los fondos de inversión chilenos en nuevos proyectos y eso va a ayudar en la estructura de proyectos a menores costos y va a redundar en un mayor crecimiento para las empresas inmobiliarias. He notado que están más ávidos y dispuestos a invertir en el Perú no solo por el coronavirus sino por la coyuntura política y económica, además del futuro cambio de constitución”, afirma.

MIRA: Sector inmobiliario: los retos que enfrenta una de las actividades más golpeadas por la cuarentena

Similar es la lectura que tienen en Aurora Grupo Inmobiliario, en donde su gerente general Xavier Barrón de Olarte confirma que volverán a trabajar con Quest Capital, el fondo chileno con el que ya trabajaron en cuatro proyectos residenciales.

“En Quest Capital nos han dicho que están dispuestos a seguir adelante porque consideran que podrían haber oportunidades interesantes en nuestro mercado inmobiliario”, afirma el ejecutivo convencido de que volverán a invertir de manera conjunta.

Jesús María alberga gran cantidad de proyectos inmobiliarios. (GEC)
Jesús María alberga gran cantidad de proyectos inmobiliarios. (GEC)

“La historia demuestra que el refugio inmobiliario siempre ha funcionado. A la larga, el ladrillo nunca pierde valor y esa es una de las cosas que cualquier crisis nos enseña. El ladrillo siempre va a aumentar su valor con el tiempo, por eso estamos muy confiados en los productos que tenemos. Es cierto que hay que ir ajustando algunos plazos y costos pero estamos tranquilos”, remarca.

RENTABILIDAD ESPERADA

Pero, tomando en cuenta que la rentabilidad de los proyectos es lo que termina inclinando la balanza y el interés de los fondos de inversión, Ricardo Arbulú sostiene que algo que le ha llamado la atención son las nuevas expectativas que tienen los inversionistas sureños.

Explica que, anteriormente, los inversionistas chilenos tenían como expectativa una tasa de retorno de 18%, pero ahora ha notado que están dispuestos a apostar por proyectos con tasas de retorno menores a 12%. “Antes eso no era así y eso es favorable”, anota.

De esta manera, Juan Carlos Tassara, presidente de ASEI, considera que aunque todas las crisis y sus impactos son diferentes, lo importante es que la reactivación sea más fuerte y para ello es necesario hacer todos los esfuerzos –con incentivos del Estado o promoviendo el ingreso de nuevos fondos de inversión– para que el sector inmobiliario siga creciendo.

TE PUEDE INTERESAR