"La cantidad de subsidios implementados hasta ahora pueden confundir a cualquiera".
"La cantidad de subsidios implementados hasta ahora pueden confundir a cualquiera".
Alek Brcic Bello

Editor de Economía y Día1

abrcic@comercio.com.pe

La semana pasada, miles de personas formaron largas colas en varias oficinas del para intentar cobrar o hacer consultas sobre los estatales para enfrentar la pandemia. Las aglomeraciones se vieron en casi todas las regiones del país. Un informe publicado en El Comercio, por ejemplo, da cuenta de que en ciudades como Chimbote y Huaraz la gente estaba afuera de los bancos desde las 3 a.m., mientras que en Lima al menos 300 personas esperaban desde la madrugada para ingresar a la sucursal de Puente Piedra.

Para el Gobierno y representantes de la entidad bancaria, el problema ha sido que muchas personas se acercaron a las oficinas del banco queriendo resolver dudas sobre los bonos. Según declaró el subgerente de Banca de Servicio del Banco de la Nación, Carlos Quevedo, entre el 60% y 70% de las personas que han acudido a las sedes lo ha hecho para realizar consultas. Además, las aglomeraciones de la semana pasada coincidieron con el abono de Pensión 65, lo que llevó a que más personas fueran a las oficinas de la empresa financiera estatal.

MIRA: Midis: Se terminaría de pagar la primera parte de bonos en setiembre

Lo primero que debería llamar la atención sobre esto, sin embargo, es que si tantas personas se acercaron a hacer preguntas es porque el tema no ha quedado del todo claro. Y eso se debe a un mensaje confuso del Ejecutivo (como que el segundo tramo del primer bono y el segundo bono son iniciativas distintas) y a que los canales de comunicación utilizados no han sido suficientes (según el INEI, por ejemplo, al primer trimestre del 2020 apenas el 27,1% de la población de 60 años o más accede a Internet). En ambos casos, el problema es responsabilidad del Gobierno.

Sobre el primer punto, además, existe más de una razón para que surjan dudas sobre el tema. Por un lado, ha transcurrido casi un mes desde que el presidente Martín Vizcarra anunció que entre agosto y octubre se implementaría el segundo bono universal de S/760. En momentos de estrechez económica como los que miles de personas viven ahora, muchas familias no pueden esperar más tiempo a que el pago del nuevo bono se haga efectivo.

Por otro lado, la cantidad de subsidios implementados hasta ahora pueden confundir a cualquiera. Con el bono Yo Me Quedo en Casa, el Bono Rural, el Bono Independiente, el Bono Familiar Universal, el bono de orfandad, la bonificación para trabajadores en suspensión perfecta, el subsidio para personal del INPE, policías y militares, el bono para trabajadores del sector salud, el segundo tramo del bono para hogares vulnerables y ahora el segundo Bono Familiar Universal, no es raro que varios beneficiarios tengan dudas sobre la cobertura.

Ahora, otro asunto grave es que las colas de la semana pasada no son un problema nuevo. Una nota publicada en este Diario hace cuatro meses señala que “beneficiarios del bono que otorga el Gobierno formaron largas colas frente a las agencias bancarias en diversos puntos de la capital”. Y ya entonces la exministra de Desarrollo e Inclusión Social (y hoy directora del Banco de la Nación) Carolina Trivelli sugería que se instalen de manera excepcional puntos de pago en lugares como colegios para reducir las aglomeraciones.

El Ejecutivo, no obstante, ha tardado varios meses en escuchar esa propuesta. Recién el último jueves el presidente Vizcarra anunció que la entrega de bonos ahora se realizará también en mercados, colegios y estadios. Asimismo, el mandatario autorizó la apertura de cuentas a todos los mayores de 18 años en el Banco de la Nación (lo que resulta fundamental cuando el Ministerio de Trabajo estima que el 50,4% de beneficiarios del Bono Familiar Universal no tiene una cuenta bancaria).

Es cierto que la pandemia ha puesto en evidencia la precariedad institucional del país como nunca antes, pero esperar cuatro meses y que se repita el problema de las colas para tomar acción sobre las aglomeraciones, es algo que pudo hacerse mucho mejor.

TE PUEDE INTERESAR