(Foto: Getty)
(Foto: Getty)
Miriam Romainville Izaguirre

Desde celulares, laptops, hasta zapatos y ropa de temporada. Cada vez más personas deciden realizar compras online. Según Helmut Cáceda Salazar, presidente de la (CAPECE), el 2016 el comercio electrónico movió alrededor de US$3 mil millones.

La mayoría de plataformas masivas de venta online cuentan con guías de reclamaciones y correos a los que el usuario puede escribir en caso de algún inconveniente. Además permiten la opción de realizar el seguimiento de un producto en caso procedan del extranjero. Sin embargo, esto no ocurre en todos los casos. 

Si nunca recibiste el producto por el que hiciste un desembolso, o fuiste objeto de cargos adicionales por un servicio que no usaste -y el proveedor decide no comunicarse contigo-, podría tratarse del delito de , indica Augusto Linares Muñoz, socio de Estudio Linares Abogados.

"En la medida que los consumidores hayan sido inducidos a error y que por ese error hayan tenido que desprenderse de una cantidad de su patrimonio, como el dinero, configura el delito de estafa", explica. Agrega que la diferencia entre el delito de estafa y fraude informático radica en que el estafador usa el sistema informático para cometer el fraude, mientras que el autor del delito informático manipula el sistema informático para obtener un provecho económico.

"Por ejemplo, si se trata de un proveedor que realiza un cobro indebido al titular de una Tarjeta de Crédito o Ahorros, el delito sería estafa agravada, pues el delincuente se valió del sistema informático para cometer su fraude. Distinto será el caso de un hacker o un clonador de tarjetas de crédito o débito, pues ellos interfieren y/o manipulan el funcionamiento de un sistema informático para buscarse un provecho económico en perjuicio de terceros", dice.

(Foto: SocialGeek)
(Foto: SocialGeek)

En caso de estafa, los consumidores tienen dos opciones: acudir a la Fiscalía Provincial Penal de la jurisdicción donde se cometió el delito, es decir, desde donde se concretó la venta, o denunciar el hecho ante la División de Investigación de Alta Tecnología (Divindat)·

Señala que estas entidades tendrán la tarea de identificar a la persona que habría incurrido en el delito de estafa. "Ellos, a través de los correos por el que te comunicas, pueden llegar a identificar el IP de la computadora que te mandó el correo", dice.

La pena no podrá ser menor a 1 año ni mayor a 6 años, siempre y cuando no exista agravantes, informa Linares. "Es un agravante que el que comete el delito de estafa lo haga para luego acceder a datos de tarjetas de crédito y ahorro, en esos casos la pena es de entre 4 y 8 años", sostiene.

A TOMAR NOTA
Sobre los casos de las personas que compran cupones que no cumplen con lo ofrecido, indica que este tipo de hechos no constituyen el delito de estafa, no obstante, el consumidor puede optar por presentar una queja ante la Comisión de Protección del Consumidor del Indecopi. El costo por presentar la denuncia es de S/36.

"El derecho penal llega cuando el delito se cometió, por lo que no es la vía idónea para prevenir delitos", dice. En esa línea, indica que el riesgo de ser victima de una estafa será menor en la medida que la tienda cuenta con una matriz en el país o tenga el necesario respaldo para asegurar la venta. "El consumidor debe buscar un proveedor con un buen respaldo, nunca comprar vía Internet colgándose de un wifi público, tratar de buscar una plataforma de pago segura, como VisaNet", añade.

Lea más noticias de Economía...