La clave está en ser precavido. (Foto: AFP)
La clave está en ser precavido. (Foto: AFP)
Redacción EC

La experiencia de ser madre o padre no debe convertirse en un obstáculo en sus . En esa línea, el le brinda cinco tips sobre cómo ahorrar para la llegada del pequeño.

1. No se deje llevar por la emoción. Muchas veces, sobre todo los padres primerizos, compran cosas que creen que serán necesarias, pero al final no usan.

Es importante que organice las prioridades en una lista y determine sus gastos desde antes del nacimiento del bebé. Para esto, se recomienda abrir una nueva cuenta bancaria en donde deposite un porcentaje de su salario cada cierto tiempo.

Esta cuenta será solo para los gastos del bebé, así podrá organizar mejor el dinero. Incluso, muchos padres toman la iniciativa de ahorrar para el colegio o universidad desde antes del nacimiento del bebé, lo cual es otra buena idea.

2. Pague sus deudas. Si tiene deudas pendientes, ya sea de tarjetas de crédito, algún préstamo personal o cuota vencida, intente cancelarla lo más pronto posible.

Es importante que para la llegada de su bebé cuente con una buena salud financiera. De esta manera, evitará un estrés económico antes de iniciar esta nueva etapa.

3. Aproveche las ofertas. Desde el embarazo puede ir revisando las tiendas por si encuentra ofertas en accesorios para el bebé, como pañales, baberos, pañitos, toallitas húmedas y demás.

Por otro lado, no compre mucha ropa, pues los bebés crecen bastante rápido y, además, es algo que suelen regalar los familiares o amigos, sobre todo en el baby shower.

4. Segunda mano. No siempre lo más caro es lo mejor. Gracias a Internet puede encontrar tiendas especializadas en vender artículos de segunda mano con las 3B: bueno, bonito y barato.

Además, objetos como el cargador, corral, silla de comer, cambiador, sillita musical, mecedoras, entre otras, se utilizan por poco tiempo, por lo que puede pedirlo prestado a sus familiares o amistades más cercanas.

5. Evite gastos innecesarios. Es recomendable que comience a limitarse en los gastos de la casa. Enfóquese solo en pagar lo necesario, como los servicios fijos.

Elimine gastos que no lo ameriten. Recuerde que debe ahorrar lo máximo posible para el futuro de su hijo, si quiere brindarle una buena calidad de vida.