Ricardo Serra

Para los afiliados al sistema privado de (SPP) existen diversas maneras de jubilarse. Si bien los términos que se usan pueden sonar muy técnicos o sean palabras difíciles, esto no debe generar confusión ni susto en los afiliados, pues los conceptos detrás de ellos son fáciles de entender. Las principales modalidades para jubilarse son el retiro programado y las rentas vitalicias, pero también hay opciones combinadas.

1. RETIRO PROGRAMADO
En el caso del retiro programado, el pago de la pensión es administrado por la y el aportante es el dueño del fondo. “En el retiro programado, la AFP administra el fondo de jubilación y la pensión estimada se reajusta de acuerdo a la rentabilidad obtenida por la AFP. Sin embargo, si el fondo se agota antes de que el afiliado fallezca, este se queda sin pensión. Y si el afiliado fallece antes, el dinero restante pasa como herencia a sus herederos”, explicó Giovanna Prialé, directora de Gerens Economía y Finanzas.

Enrique Díaz, fundador de MC&F Consultores, agregó que el retiro programado permite tener pensiones más elevadas los primeros años y luego un patrón descendente. “Si la vida del afiliado es mayor que el promedio esperado, los pagos más tardíos de pensiones tienden a ser reducidos”, refirió Díaz.

Seguros. Los contratos de seguros hay que revisarlos bien antes de firmarlos. (Foto referencial: Archivo El Comercio)

2. RENTA VITALICIA
En esta alternativa, el pago de la pensión es administrado por una empresa de y el aportante deja de ser el dueño del fondo. El importe de la pensión se pacta desde el inicio y se ajusta por un factor no menor del 2% anual.

Paúl Lira, director académico de la UPC, explica que en este caso la aseguradora asume el riesgo de vida y el riesgo financiero, pero el asegurado recibirá una renta mensual constante mientras viva. Pero eso sí, cuando el jubilado fallezca, los fondos acumulados no forman parte de la herencia.

En cuanto a los que retiran el 25% de su AFP para vivienda, se encontró que la mayoría se inclina por amortizar créditos. (Foto de Archivo: El Comercio)

3. OTRAS ALTERNATIVAS
Una opción de jubilación es la renta temporal con renta vitalicia diferida. Consiste en que una parte del fondo se entrega bajo la modalidad de retiro programado (por la AFP por un período de hasta cinco años) y luego como renta vitalicia (administrado por la aseguradora).

Además, está la opción de la renta combinada, que consiste en que el jubilado recibirá dos pensiones en simultáneo. Su fondo se divide en dos: un 50% se entrega bajo retiro programado (por parte de la AFP) y el otro 50% bajo el esquema de una renta vitalicia (por parte de la empresa de seguros).

También existe la alternativa llamada renta mixta, cuyo pago es en soles y dólares. Consiste en que el jubilado recibe dos pensiones en simultáneo y su fondo también se divide en dos: un 50% se entrega al pensionista bajo la modalidad de retiro programado, en soles, y el otro 50% lo entrega la aseguradora como renta vitalicia en dólares.

4. ¿PUEDO JUBILARME ANTICIPADAMENTE?
Actualmente está vigente el régimen de jubilación anticipada. Para optar por él se requiere contar con 55 años de edad para varones y 50 para mujeres, y mostrar que está desempleado por los últimos 12 meses, explicó Prialé.

¿De qué me sirve que a los 65 años alguien me informe que lo que tengo acumulado será insuficiente para tener una pensión? Las AFP están llamadas a decirme oportunamente que mi futura pensión será menor a lo que yo creo que necesitaré cuando me jubile, dice el columnista.(Foto: Getty Images)

CÓMO ELEGIR EL FONDO ADECUADO
El sistema privado de pensiones (SPP) ofrece tres tipos de fondos para que el afiliado elija la opción más atractiva con el fin de obtener la mayor rentabilidad. La asociación de AFP da recomendaciones para la elección.

FONDO 1. Se recomienda a las personas próximas a jubilarse. Es ideal para los afiliados a partir de 60 años de edad o para quienes tienen un perfil de riesgo conservador, ya que concentra sus inversiones en instrumentos de renta fija, que tienen menor exposición al riesgo. Su horizonte de inversión es de corto plazo.

FONDO 2. Es de crecimiento moderado y de riesgo medio, ideal para los afiliados entre 45 y 60 años. Su  horizonte de inversión es de mediano plazo y diversifica sus inversiones en instrumentos de renta fija y variable.

FONDO 3. Es el más agresivo e ideal para afiliados jóvenes con horizonte de retiro lejano, o aquellos que asumen mayor riesgo pensando en el largo plazo. Alterna períodos de poco y de gran crecimiento en los cuales se pueden registrar desvalorizaciones momentáneas, concentrándose en renta variable.

DATOS
► 5,95 mlls. de afiliados activos hay en las AFP al 13 de diciembre del 2015

► 3,9% en el Fondo 2 es la rentabilidad nominal anualizada (5 años) en el Fondo 2 del sistema privado de pensiones, a noviembre del 2015. En el Fondo 3, la rentabilidad es de 0,82%.

► 5,53% en el Fondo 1 es la rentabilidad nominal anualizada de los últimos cinco años a noviembre del 2015 en el Fondo 1, según la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP.

TAGS RELACIONADOS