Un 25% de peruanos no podría cubrir gastos si es despedido
Un 25% de peruanos no podría cubrir gastos si es despedido
Redacción EC

Si es de los que aprovecha los feriados largos para alejarse de la rutina, también le debe haber sucedido que los viajes terminan por generarle nuevas preocupaciones asociadas a su bolsillo. Esto, claro, pasado el gusto de haber conocido nuevos lugares o el simple hecho de incurrir en gastos que no estaban previstos para disfrutar de su tiempo libre.

Si a pocas horas de finalizar su viaje por ya está pensando en la persona que se convertirá en su salvación -para evitar que la agonía de su billetera se prolongue hasta fin de mes-, en las siguientes líneas encontrará alternativas para disfrutar de sus feriados con menos preocupaciones.

1. PLANIFIQUE Y CALCULE

El punto de partida, como señala el ABC de la Banca del BCP, radica en la planificación. Y para evitar sorpresas futuras, nada mejor que escoger anticipadamente las opciones de entretenimiento que más le gusten. Con esa información en la mano, haga un presupuesto. No solo sabrá cuánto dinero necesitará, sino que también podrá organizarse y evitará gastar más de la cuenta. De esta manera, no le faltará dinero y podrá disfrutar de sus vacaciones con más tranquilidad.

2. ADELANTO DE SUELDO

Si es de los que hizo caso omiso al consejo anterior y su bolsillo será el más perjudicado con su viaje, los adelantos de sueldo se asoman como una interesante alternativa para resarcir su falta de planificación.

¿Cómo funcionan? Este producto le permite disponer de una parte de su sueldo sin enfrentar los sobrecostos asociados a intereses, pero sí requiere el pago de una comisión por haberlo usado. A la fecha son cuatro los bancos que le ofrecen la posibilidad de capitalizar sus bolsillos hasta fin de mes.

En el caso del BCP, William Dawson, su gerente de Productos de Ahorro e Inversión, explica que para acceder a este beneficio el cliente debe recibir su sueldo en este banco y su ingreso salarial mínimo mensual debe superar los S/. 500. “El trabajador debe haber recibido su abono de haberes al menos por dos meses y no debe registrar deudas vencidas en el sistema financiero”, aclara.

Al respecto, Juan Carlos Ocampo, experto en finanzas personales, sostiene que aunque “los adelantos de sueldos son una buena opción, no es bueno recurrir a ellos siempre, sino solo en el caso de que se presenten situaciones de emergencia”.

3. PRÉSTAMOS BANCARIOS

Aunque pueden resultar más caros que la primera opción, una segunda alternativa para sacarnos de apuros son los préstamos bancarios. Si bien se convierten en una buena opción para llegar con tranquilidad a fin de mes, el profesor e investigador principal de Centrum Católica Rubén Guevara recomienda que la clave para tomar la decisión está en averiguar –primero– cuál es la tasa de interés efectiva anual (TEA) que nos cobrará la entidad financiera.

“En ninguna circunstancia deberíamos asumir deudas con una TEA superior al 24% o aceptar cláusulas que penalicen el pago adelantado del crédito. Además, si recurrimos a este tipo de crédito, es necesario tener la capacidad de pagarlos lo más pronto posible para evitar intereses excesivos”, refiere.

4. MI TARJETA DE CRÉDITO COMO SALVADORA

Si es de los que cree que la disponibilidad de efectivo que le brinda su tarjeta de crédito es una buena opción para que su tránsito hacia fin de mes sea menos preocupante, es mejor que deseche esta alternativa y que vire su mirada hacia otros lados.

¿Por qué? Según el profesor Guevara, “la opción de retiro de dinero usando la tarjeta de crédito debe evitarse porque, usualmente, los bancos nos cobran una cantidad fija por cada retiro de dinero y tasas de interés muy altas por el monto sacado”.

De la misma opinión es Ocampo. Para él, “el retiro de efectivo de una tarjeta de crédito puede costar hasta 200% anual”.

5. ¿QUÉ OTRAS ALTERNATIVAS DEBEMOS EVITAR?

Para Guevara, otra opción que hay que evitar son los créditos en las casas de empeño porque “son usualmente muy caros”. Aunque a su entender, “la peor opción es el crédito usurero de una personal natural o jurídica que cobre una tasa de interés superior al 2% mensual”.