Seguros, créditos y herencias: respuestas para la comunidad gay
Seguros, créditos y herencias: respuestas para la comunidad gay

Con el debate de la Unión Civil afloraron las siguientes inquietudes entre las sobre temas financieros y de propiedad que Portafolio consultó a los especialistas para responderlas.

¿Mi pareja y yo podemos acceder a un  hipotecario?
Según explica Yuri Vega, abogado del Estudio Muñiz, las parejas del mismo sexo pueden acceder a un crédito hipotecario sin ningún tipo de problemas. Esto a partir de dos fórmulas: la primera es presentarse como personas que van a adquirir una vivienda como copropiedad. Para ello, ambos miembros de la pareja deben demostrar que cuentan con ingresos que les permitirán pagar el crédito. Con esto, asumen de manera solidaria, en partes iguales o en el porcentaje que ellos acuerden, la deuda. El banco no debería poner ninguna traba a ello. 

La segunda alternativa es que uno de los miembros de la pareja se acerque a un banco, aplique al crédito hipotecario y ponga en el contrato a su pareja como garante de la deuda.

¿Mi pareja puede heredar nuestra casa? 
Si ninguno de los dos miembros de la pareja tiene hijos y está divorciado o divorciada, la pareja que lo sobrevive puede heredar sin ningún problema si así lo especifica el testamento. Si hay cónyuge e hijos, ellos tienen derecho solo a 1/3 de la propiedad en herencia. Si la pareja que fallece tiene padres, estos últimos tienen derecho al 50% de la propiedad. Se debe tener en cuenta también la existencia de herederos legales, que son los tíos, primos y hermanos, ellos también podrían dejar desprotegida a la pareja del mismo sexo que sobrevive.

¿Puedo incluir en mi seguro de vida a mi pareja? 
Según responde la (Apeseg), en los de vida individuales los beneficiarios pueden ser designados libremente por el asegurado. Cuando eso sucede, el asegurado declara el vínculo o parentesco que mantiene con el beneficiario, así como el porcentaje de la suma asegurada que desea destinarle. En el caso de un vínculo o convivencia en parejas homosexuales, no se solicita ningún documento en particular que demuestre dicha relación, basta que declare que es su pareja o conviviente porque rige el principio de la máxima buena fe.

TAGS RELACIONADOS