(Foto: Andina)
(Foto: Andina)
Redacción EC

El recortó su estimado de crecimiento para la este año desde de 3,9% hasta 3,5% debido al constante ruido y tensiones que viene experimentando el país desde finales del 2017. Las proyecciones -afirma- tienen sesgo a la baja.

Así, Hugo Perea, economista jefe para Perú de la entidad, declaró que el principal motivo detrás de la reducción del estimado de crecimiento es la "incertidumbre generada por el ruido político"; precisando que los Construcción, Infraestructura y Panamericanos aportarán un punto de crecimiento al Perú en 2018, y que no ve nuevos proyectos o concesiones importantes en el corto plazo.

Esto está alineado con la percepción de riesgo respecto al impacto de la política fiscal. Perea sostuvo que el impulso fiscal podría ser más gradual de lo anticipado; lo que podría jugar en contra del crecimiento de este año. En un escenario base la inversión pública crecería 8% este año, prevé.

Con eso, advirtió que el déficit fiscal al 2021 será de 2,2% y no se cumpliría la trayectoria de consolidación fiscal que adelanta el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Por el lado de la demanda interna, subrayó que la inversión privada podría crecer 3% este año, liderada por la inversión en minería. Sin embargo, la inversión no minera se mantendría relativamente rezagada y, en línea con ello, el empleo formal crecería menos de 1% durante el año.

En cuanto al sector financiero, Perea estimó que el tipo de cambio durante este año se mantendría en S/ 3.25 por dólar. Esta estabilidad cambiaria -agregó- permitiría que el Banco Central de Reserva pueda reducir su tasa de interés de referencia una vez, durante el verano de este año.

Lea más noticias de Economía en...