(Foto: El Comercio)
(Foto: El Comercio)
Redacción Economía

En su última reunión de directorio, el fijo su tasa de interés de referencia en 2,75% por cuarto mes consecutivo para mantener la posición expansiva de la política monetaria.

El sesgo del banco es el de mantener su tasa clave al nivel actual hasta que la economía converja a su crecimiento potencial. En abril, el PBI anual creció 0,9 puntos porcentuales por debajo del potencial de 3,5%.

Pese a ello, para el BBVA Research el BCR ya no volvería a bajar su tasa de interés clave y por el contrario la empezaría a subir el próximo año para salir de la posición expansiva.

"Prevemos que este proceso de reducción de la tasa de referencia ya ha culminado y que a partir del segundo semestre del próximo año el BCR empezará a elevarla para dirigirla hacia un nivel más neutral", señala la entidad.

Para medir la posición de política monetaria se mira la tasa de interés en términos reales, es decir, descontando la inflación esperada. Si la tasa real fuera 1,75%, entonces la política monetaria sería neutral. Actualmente esta variable se ubica en 0,53%, es decir, la política monetaria es expansiva.

El BBVA Research argumenta que la decisión que tomaría la autoridad monetaria obedece al mayor dinamismo que viene alcanzando la actividad económica, la expectativa de que la inflación se eleve desde los niveles actuales hacia 2%, que es el centro del rango meta, y que continúe la subida de las tasas de interés internacionales.