El panorama del BCR para la economía peruana. (Ilustración: El Comercio)
El panorama del BCR para la economía peruana. (Ilustración: El Comercio)
Luis Fernando Alegría

En los últimos seis años la economía peruana ha dejado al desnudo todas sus debilidades estructurales. Entre el 2003 y 2013, mientras duró el super ciclo de las materias primas, se expandió a un ritmo promedio de 6,2% cada año. Sin embargo, en el 2014 los vientos externos dejaron de soplar a favor y el crecimiento se redujo a un promedio anual de 3%.

En este contexto, en las últimas proyecciones macroeconómicas del Banco Central de Reserva (BCR) hay cifras para pensar que la economía atraviesa su momento más delicado en lo que va de este milenio.

En primer lugar, está el resultado del 2019. Este año, en términos de crecimiento, resultaría ser el peor de toda esta década. La autoridad monetaria, en su reporte de inflación de diciembre, redujo su proyección desde 2,7% en setiembre a 2,3%. Esta sería la menor tasa de expansión desde el 2009.

Sin embargo, hace 10 años, mientras el mundo sufría los estragos de la peor crisis financiera de la historia moderna, la producción nacional creció 1%. Hoy, en tanto, la debilidad se explica por la menor producción de sectores primarios y la caída de la inversión pública.

Un segundo factor que evidencia el mal momento de la economía es la perspectiva del BCR para el 2020. Para el próximo año anticipa un crecimiento de 3,8%. Si bien es un dato relativamente alto, es importante notar un detalle. Es la primera vez, en al menos 15 años, que el BCR proyecta una expansión inferior a 4% para el año que viene.

En ese sentido, también hay que recordar que, en los últimos seis años, las proyecciones de diciembre tienden a sobreestimar el resultado proyectado para el año siguiente. En promedio, ese desvío es de 1,6 puntos porcentuales. Mientras tanto, el sector privado tiene una visión bastante más conservadora: la encuesta de expectativas del propio Banco Central de Reserva da cuenta de que los analistas anticipan una expansión de 3% en el 2020.

El panorama del Banco Central de Reserva para la economía peruana. (Infografía: El Comercio)
El panorama del Banco Central de Reserva para la economía peruana. (Infografía: El Comercio)

EL AUTOGOL

Existen varios motivos que explican la trayectoria que ha seguido la economía peruana desde el 2014. A decir de Julio Velarde, presidente de la autoridad monetaria, son varios los factores que han “fallado”.

Un primer aspecto es el rol de la política fiscal para apuntalar el dinamismo. Las cifras del BCR revelan que el gasto público ha tenido un efecto contractivo en cinco de los últimos seis años, es decir, el Gobierno ha hecho un autogol en términos de crecimiento.

Pero en este punto surge algo que suena paradójico. La política fiscal lastra el crecimiento en un período en que el déficit del Gobierno estaba al alza (y en riesgo de no cumplir con las reglas fiscales al 2021). Es importante notar que en el 2014 y 2016 se hicieron esfuerzos de política expansiva reduciendo las tasas de Impuesto a la Renta; pero finalmente deterioraron las finanzas públicas sin alentar el gasto privado.

ESTRUCTURAS DÉBILES

Más allá de los aspectos coyunturales y el rol de las políticas de estabilización, hay un tema estructural que Velarde ve con preocupación. Se trata de la trayectoria del PBI potencial, es decir, el nivel de producción que el país puede alcanzar sin generar desequilibrios macroeconómicos.

“El crecimiento se ha ralentizado en línea con el potencial. Nos preocupa eso y el crecimiento tan bajo de los últimos años”, comenta el presidente del BCR.

Los últimos estimados disponibles de crecimiento potencial son relativamente débiles. El BCR estima que es de 3,5%, mientras el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) calcula un 3,6%.

Al respecto, el MEF es bastante optimista sobre la trayectoria de corto plazo de este indicador. En la semana, la ministra María Antonieta Alva consideró que este año se han sentado las bases para que el potencial alcance el 5%.



“El crecimiento se ha ralentizado en línea con el potencial. Nos preocupa eso y la debilidad de los últimos años. Han fallado varios factores”. Julio velarde, presidente del BCR.

Sin embargo, Velarde es más conservador en ese sentido y advierte que el potencial se mantendría por debajo del 5%, por lo menos hacia el 2021.

“Ojalá que se hagan las reformas que impulsen y nos permitan llegar al 5%. Espero que se produzca. Pero, al menos el próximo año, no veo el crecimiento potencial en 5%. Tal vez en el 2021 o en el 2022 se vea otra cosa”, sostiene.

(Infografía: El Comercio)
(Infografía: El Comercio)




TAGS RELACIONADOS