Urge relanzar el proceso de descentralización en nuestro país para ayudar a cerrar las brechas que se acrecentaron debido a la pandemia. (Foto: GEC)
Urge relanzar el proceso de descentralización en nuestro país para ayudar a cerrar las brechas que se acrecentaron debido a la pandemia. (Foto: GEC)
Christian Lengua

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El domingo último las regiones hicieron sentir sus preferencias en las urnas para elegir al próximo gobierno en primera vuelta. Una de las claves del Ejecutivo que asumirá el 28 de julio deberá ser la atención que le brinde a la descentralización. ¿Cómo se puede trabajar en torno a las grandes brechas que aún existen en el interior del país? ¿Y cómo alentar desde el Gobierno un mayor aporte por parte de las regiones para el ?

MIRA: Regreso a clases presenciales: ¿Cuáles son los retos que deberán enfrentar las escuelas de educación especial?

Para Efraín Gonzales de Olarte, profesor principal del Departamento de Economía de la PUCP, el próximo gobierno, cualquiera que sea, deberá retomar el proceso de descentralización y replantearlo dentro de la perspectiva de la reforma del Estado.

“La pandemia nos ha demostrado que los niveles de coordinación entre gobierno central y gobiernos subnacionales requieren de un serio reajuste”, expresó el economista.

Señaló como uno de los principales problemas de la descentralización reiniciada por el gobierno de Perú Posible (2001-2006) es que no se llegó a hacer la reforma administrativa, dentro de la cual había que transferir capacidades de gestión y personal calificado a los gobiernos regionales y locales.

Para Gonzales de Olarte, las brechas en educación, salud e infraestructura básica (agua y desagüe) son parte de una descentralización hecha con poca claridad sobre sus metas y sobre la supervisión de los avances, en consulta con la población.

Por su parte, Silvana Huanqui, profesora de la Escuela de Gestión Pública de la UP, afirmó que el resultado electoral es claramente una sensación de que la población, sobre todo de provincias, se siente un poco dejada de lado dentro de los planes de Gobierno. Y eso indica varios problemas, principalmente en la coordinación con los niveles regionales y locales.

REVISA: Uranio en Puno: ¿Por qué vuelve a ser un recurso valioso para el Perú?

“El proceso de descentralización ya tiene 19 años [en el Perú] y hay gobiernos regionales con 18 años de vida cuya función es actuar como mediadores para poder responder a las necesidades de la población. Pero algo está fallando y principalmente va por el lado de la articulación territorial, que es muy pobre desde que inició el proceso hasta ahora”, refirió.

Sostuvo que la lógica de articular entre sectores y gobiernos regionales es fundamental y tiene que estar en la agenda del siguiente gobierno. “No se puede actuar de manera centralizada, así sea un partido de izquierda, derecha o centro, sabiendo que el país es heterogéneo”. Añadió que bajo la lógica de una sola cabeza, siempre una parte de la población quedará irremediablemente en el olvido, por lo que se tiene que recurrir a la gestión descentralizada.

Huanqui puntualizó que lo primero es reconocer que el proceso de descentralización tiene fallas de diseño porque está hecha en bloque, y no se deja avanzar a departamentos y regiones que pueden tener mejores capacidades o una mejor gestión, porque simplemente la norma no contempla algún tipo de sistema de reconocimiento, como lo hacía en su momento la Ley del Sistema de Acreditación de Gobiernos Regionales y Locales.

Entonces, tanto a nivel fiscal, como a nivel económico y de funciones, “los gobiernos regionales se ven prácticamente mermados en ir más allá en políticas de mediano o largo plazo porque no cuentan con los recursos, ni con las capacidades para generar esos recursos”.

FORTALECER CAPACIDADES

Precisamente respecto a las capacidades, Huanqui mencionó otro tema fundamental que es el de fortalecer las capacidades no solo de los funcionarios, sino a nivel institucional. Crear sistemas que puedan asegurar que en el largo plazo se pueda institucionalizar las políticas, los planteamientos de objetivos nacionales, a nivel regional y local.

“Todo a través de la integración de los sistemas, tomando en serio el planeamiento estratégico, porque hasta ahora no se ha utilizado para los fines que se necesitan, y sobre eso desarrollar un enfoque de cierre de brechas de mediano y largo plazo, y no solo la ejecución de inversiones con una visión cortoplacista”, expresó.