(Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)
Katherine Maza

Los se han vuelto cada vez más populares en el Perú y muchos otros países. Sin embargo, en las últimas semanas se han conocido nuevos estudios que alertan sobre los potenciales riesgos de salud por el uso de estos cigarrillos que no deben venderse como una "alternativa sana" a los cigarros convencionales.

► 
►  
​► 

Consultado por este diario, el Dr. Alexandro Saco, Director de Promoción de la Salud del Ministerio de Salud (), señaló que efectivamente hay evidencia sobre los daños que producen los cigarrillos electrónicos o vapeadores y, en particular, aquellos con saborizantes que resultarían ser los más dañinos por las partículas de sabor que son tóxicas para los pulmones y el organismo en general.

Aún así, estos productos se comercializan en el Perú y no existe alguna regulación al respecto.

Los precios de estos cigarrillos oscilan entre los S/80 y S/400, según el modelo o si se adquiere un 'kit de inicio' o un 'kit intermedio', por ejemplo.

Se puede comprar además, la nicotina líquida de diversos sabores o una gran variedad de accesorios. Estos se consiguen través de diversas páginas web, tiendas en distintas regiones y distritos, o en los centros comerciales más concurridos. 

MEDIDAS A TOMAR

Según Saco, existe un principio de precautoriedad establecido en el Tratado Marco Internacional sobre Tabaco —el cual ha sido ratificado por el Perú— que señala que los países deben tener todas la medidas necesarias para evitar los daños que produce el consumo de estos productos de tabaco y de los derivados de tabaco.

"Es por ello que estamos elaborando una propuesta que iría, en principio, hacia la prohibición total del ingreso de estos productos. Estos artefactos son dañinos y como Ministerio de Salud (Minsa), nosotros tenemos la obligación de proteger la salud", añadió.  

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), por su parte, explicó a El Comercio que los cigarrillos electrónicos no están gravados con el Impuesto Selectivo al Consumo () ya que no utilizan tabaco.

"El DS 181-2019-EF, solo puede gravar aquellos productos que tienen tabaco. Desde este año se están gravando los productos calentados de tabaco (que utilizan sticks), pero estos son productos distintos a los cigarrillos electrónicos que utilizan líquidos", detalló el MEF.

En esa línea, adelantó que viene trabajando desde este año en un proyecto de ley para gravar los cigarrillos electrónicos, para lo cual el MEF se ha reunido con el Ministerio de Salud y se han realizado consultas a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la American Cancer Society.

"Este proyecto se estaría presentando en los próximos meses", añadió el MEF.

Una variedad de sabores de cigarrillos electrónicos se ven a la venta en Vape New York, una tienda de cigarrillos electrónicos. (Archivo / AFP)
Una variedad de sabores de cigarrillos electrónicos se ven a la venta en Vape New York, una tienda de cigarrillos electrónicos. (Archivo / AFP)

ANTECEDENTES

En un intento por reducir el aumento del consumo de productos de vaporeo entre los jóvenes, Andrew Cuomo, gobernador de Nueva York, anunció este domingo la prohibición de los con sabores

El estado de Nueva York ha recibido 56 informes de graves enfermedades pulmonares que se han reportado en pacientes entre 15 y 46 años

Al parecer, los sabores o sustancias añadidas a los cigarrillos electrónicos podrían ser la razón de las lesiones pulmonares que se vienen presentando en Estados Unidos. 

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), son 415 los casos de neumonitis asociados al uso de cigarrillos electrónicos en 33 estados.

Chile, por su parte, ha decidido también tomar cartas en el asunto. El Ministerio de Salud chileno envió al Congreso un proyecto de ley sobre cigarrillos electrónicos que le impone las mismas regulaciones de uso y comercialización que tiene actualmente el tabaco tradicional

Este prohibe además, el consumo a menores de edad y su uso en lugares públicos. Restringe su publicidad y obliga a las empresas a advertir sobre el daño que generan a la salud.