La paralización del proyecto aurífero Conga, del cual depende el futuro de la mina Yanacocha, está obligando a sus operadores, Newmont y Cía. de Minas Buenaventura, a idear estrategias para reactivarlo. Una posibilidad es hacerlo más chico para reducir costos y minimizar su impacto ambiental, indicó Roque Benavides, presidente de Buenaventura.

El empresario dijo hoy en la mañana a la prensa reunida en el Simposium Internacional del Oro, que Conga sigue siendo rentable a los precios actuales, y a pesar de los US$1.500 millones que ya se han invertido y que representan un costo hundido.

“Es más. Estamos evaluando la posibilidad de sacar adelante un proyecto más chico de lo que inicialmente se pensó”, dijo.

“No puedo asegurar que Conga va, pero si logramos el apoyo de las comunidades y autoridades, se podría generar muchísima actividad económica y sacar a Cajamarca de su situación como región más pobre del Perú”, añadió.

TAMBOMAYO
El empresario se refirió también a los proyectos de Buenaventura, señalando que los más próximos de ellos son Tambomayo (Oro) y Trapiche (cobre). Sobre el primero dijo que podría iniciar operaciones a mediados del 2016.

“El proyecto costará US$200 millones y producirá entre 200 mil y 300 mil onzas de oro”, precisó. El proyecto se ubica en la región Arequipa.