Miriam Romainville Izaguirre

Tras un debate extenso, el Pleno del Congreso de la República aprobó el Proyecto de Ley N°17/2016-CR, conocido como , luego que el oficialismo no lograra hacer modificaciones que impliquen menos esfuerzo fiscal al Gobierno. 

El dictamen, aprobado por unanimidad con 95 votos, será sometido a una segunda votación en un plazo de dos semanas, explicó el presidente de la Comisión de Constitución, Miguel Torres.

“Queremos respetar todos los procedimientos establecidos, así que no vamos a plantear  que la autógrafa sea exonerada del requisito de segunda votación”, aclaró en declaraciones a Agencia Andina. 

Como se recuerda, el dictamen establece que las empresas que no reciben el pago al contado de los productos o servicios que venden, tampoco deberán pagar el IGV a la Sunat de forma inmediata.

A la fecha, la Sunat exige el depósito del IGV aún cuando no exista algún pago de por medio por el producto o servicio prestado. Esta obligación genera que muchas empresas, sobre todo las más pequeñas, se vean perjudicadas financieramente, pues deben sacrificar liquidez o endeudarse para poder cumplir con la entidad tributaria. En los negocios entre empresas es usual que las transacciones se realicen derivando el pago por más de 30 días.

"Lo que se esta haciendo es que en lugar de que se pague hoy día el IGV se va a pagar cuando le paguen a la pequeña microempresa. El dinero va a aparecer dentro de un mes, máximo 90 días", comentó el congresista Luis Galarreta. 

En puntos
El llamado IGV Justo es una modalidad que permitirá a las mypes pagar el IGV hasta en tres meses, o hasta que la empresa haya recibido el pago. Lo que ocurra primero. La postergación del pago generará que los ingresos fiscales sufran un bache. Además, se teme un mal uso del crédito fiscal (el descuento del IGV que las empresas utilizan al momento de declarar sus ingresos).

El dictamen establece que el IGV Justo se aplicará a las empresas con ventas anuales de hasta 1.700 UIT, poco más de S/6 millones. Varios analistas consideran que esta normativa no solo beneficiará a las mypes. Mientras que otros señalan que es necesario establecer medidas complementarias. 

"Esta norma no resuelve los problemas de las pequeñas y medianas empresas. El problema las mypes tiene que ver, por ejemplo, con el acceso al crédito. De otro lado, falta asistencia técnica para temas gerenciales, administrativos, temas de seguridad y control de calidad que serían temas sumamente importantes", afirmó el parlamentario Marco Arana.

TAGS RELACIONADOS