Daniel Córdova, reciente titular del ministerio de la Producción (Produce), aseguró el jueves que su gestión retomará las políticas de diversificación productiva que introdujo el exministro Piero Ghezzi durante el gobierno de Ollanta Humala. “Voy a retomar el tema que él [Piero Ghezzi] lanzó como 'diversificación productiva', pero con un concepto que considero adecuado: los clústers. Creo que no se debió abandonar nunca", anunció
Daniel Córdova, reciente titular del ministerio de la Producción (Produce), aseguró el jueves que su gestión retomará las políticas de diversificación productiva que introdujo el exministro Piero Ghezzi durante el gobierno de Ollanta Humala. “Voy a retomar el tema que él [Piero Ghezzi] lanzó como 'diversificación productiva', pero con un concepto que considero adecuado: los clústers. Creo que no se debió abandonar nunca", anunció
Gonzalo Carranza

Director general de LLYC Lima

asumió hace una semana el reto de liderar el Ministerio de la Producción () y esboza en esta entrevista exclusiva con El Comercio las líneas matrices de su gestión. 

Hubo muchas especulaciones sobre cómo llega al Gabinete Villanueva...
Conozco a César hace 20 años. Trabajamos juntos para un proyecto cuando yo era socio de Cómex y él era gerente de desarrollo del Fondo Perú Canadá. Después lo volví a contactar cuando era presidente regional de San Martín, luego primer ministro y después ya como congresista. Somos amigos y compartimos la visión de desarrollo.

A Vizcarra también lo conocí cuando era presidente regional de Moquegua y yo participé en unas mesas de diálogo con unas de las empresas que asesoraba en ese momento (Southern). Trabajé intensamente para lograr la licencia social de Toquepala, lo que ya va a empezar a dar frutos. Se logró la licencia social, mientras Tía María no salía. Entablamos amistad porque hay una compatibilidad de visiones.

En algunas de las listas de posibles ministros que se compartían por redes sociales y WhatsApp aparecía en la cartera de Economía. ¿En algún momento fue una posibilidad abierta?
Yo nunca me enteré de otras posibles carteras. Este proceso de selección de ministros se manejó muy bien. Todas las listas que circulaban eran equivocadas. Nunca vi mi nombre en una de esas listas, de hecho. Lima es una sociedad chismosa desde tiempos coloniales.

Tras los problemas que tuvo PPK con sus negocios privados, como Westfield, ¿cuál es su relación actual con la empresa que fundó, Invertir, y con otros emprendimientos privados?
Yo he renunciado a todo. Me he desprendido de mis acciones a través de un fideicomiso ciego. Es decir, he cortado todo contacto con la empresa.

Una crónica de Fernando Vivas, publicada el domingo en El Comercio, lo colocaba como un operador a favor de la moción de vacancia de PPK.
Cuando salieron las informaciones de los conflictos de interés de PPK, yo opté por callarme y retirarme silenciosamente. A partir de ahí, mi posición fue que sí había un problema. Pero yo no hago cabildeos de ese tipo. Aparte, ¿con qué autoridad los haría?

Recordando su trayectoria política, hay quienes creen que es muy vehemente. Por ejemplo, cuando fue precandidato a la presidencia por el PPC hizo un gran despliegue publicitario, y más recientemente se acercó a Peruanos por el Kambio, pero rápidamente se volvió crítico de su líder. ¿Tendrá que controlar esa vehemencia en este encargo?

​Cuando uno entra a las arenas políticas, donde yo ya tengo experiencia, conviene manejarse de manera diferente que en el área corporativa. Cuando Lourdes Flores me invitó a ser precandidato presidencial en el 2010, es como si un accionista principal de una empresa me hubiese pedido ser el gerente y que relanzara la institución, como hice con Cómex o con la Escuela de Posgrado de la Universidad del Pacífico. Soy una persona bastante dinámica, pero, efectivamente, voy a tener que actuar con prudencia.

El miércoles 4 de abril tuvieron la primera reunión de Gabinete. ¿Cuáles fueron los mensajes clave para que desarrollen el trabajo?
Lo resume bien el premier en una entrevista con El Comercio este domingo. Recojo un tema que es la mística. Mucho compromiso y entrega. Honestidad con insistencia y con una visión menos tecnocrática de lo que es el papel del Estado en la economía. Yo soy un liberal, pero me parece que el Produce tiene que jugar un papel muy activo. Y eso no se contradice con la filosofía liberal de desarrollo.

Pero hay liberales que quisieran borrar el ministerio de la Producción.
Vargas Llosa en su último libro lo resume bien: son intelectualmente ingenuos. Son poco ilustrados sobre cómo se han desarrollado los países de verdad. Acuérdate que yo hice mi tesis de doctorado sobre el desarrollo de Corea del Sur y ahí el Estado cumplía un papel promotor de los mercados y el desarrollo. No era intervencionista o populista, pero sí muy activo, contra los consejos de los economistas ortodoxos de los años 60.

¿Y qué recomendaciones les dieron a los ministros para lidiar con el Congreso en el día a día, tomando en cuenta que en la entrevista que menciona, Villanueva también afirma que quiere una relación constructiva con ellos?
En primer lugar, terminar con los odios y enfrentamientos. La política destructiva de enfrentamiento. Tenemos que generar unidad. En el caso del Produce, hemos anunciado la cuota de pesca y, a esa reunión, convoqué a la presidenta de la Sociedad Nacional de Pesquería, al presidente del gremio de armadores, al presidente de la Comisión de Producción del Congreso y a Patricia Majluf, que es defensora del medio ambiente. La idea es mostrar que estamos todos juntos. Esta filosofía es la que tenemos que implementar

Por otro lado, también hay un cambio filosófico, que es la necesidad de trabajar de manera articulada entre sectores. Todos los sectores tienen que ver con otros. Tengo que trabajar con el MEF, evidentemente, pues es el principal sector para ver temas microeconómicos. El ministerio de la Producción es un ministerio microeconómico.

También tengo que trabajar con el ministro de Trabajo, al que injustamente están acusando de tener una visión distinta a lo que es la economía de mercado, para ver cómo juntos vemos el tema de la formalización de las pymes y el mercado laboral, ambas tareas pendientes. 

Dice que los comentarios que se han hecho sobre el titular del Mintra son injustos. ¿Ha tenido oportunidad de sentarse con él para ver las reformas del mercado laboral?
Todavía no. Yo he ido cambiando de opinión en el transcurso de mi vida profesional. Yo era de izquierda por formación familiar en los años 80, tenía una visión más heterodoxa de la economía. Como mucha otra gente -guardando las distancias, como Vargas Llosa, por ejemplo- me fui convirtiendo en liberal. No digo que que el ministro de Trabajo se vaya a volver liberal si no lo es, pero sí que, si tenemos un mismo norte, nos vamos a poner de acuerdo en qué hacer.

En cuanto a formalización de las pymes, ¿qué propuestas llevaría al ministro de Trabajo? 
Hay que tener en cuenta que la formalidad es un costo. Y las empresas requieren de tener los menores costos de transacción posibles para poder ser más competitivas. Yo he sido empresario y lo seguiré siendo cuando termine esta tarea. Hay que ver la manera de formalizar sin que esto signifique costos prohibitivos como lo son ahora.

Más allá de derecha e izquierda, ortodoxia o heterodoxia, hay un tema clave en el debate laboral: la flexibilidad que puede tener una empresa para contratar y despedir gente de acuerdo a las situaciones del mercado y a sus propias condiciones. Y esa flexibilidad en el Perú no existe. 
Es conocido que muchas cosas que podrían favorecer la competitividad de las empresas tienen costos políticos serios. Es una cuestión de negociar con los sindicatos y es un tema que tiene que ver el ministro de Trabajo. Yo le voy a dar todo mi apoyo e información para que tenga datos desde los empresarios.

Hemos tenido hasta en dos oportunidades propuestas para promover el empleo juvenil y -más allá de que fueran buena o malas- se han caído por una oposición muy fuerte. Está claro que las medidas pasan por un tema político, así sea buenas.

¿Volvería a tomar las medidas que implementó Alfredo Thorne para formalizar reduciendo impuestos?
Yo creo que está demostrado que no se puede caminar hacia la formalización con medidas macro. Se bajó impuestos y se recaudó menos. Creo que esto está claro. Hay que trabajar con sentido común. [El ministro de Economía, David] Tuesta lo tiene clarísimo. La calidad profesional del Gabinete es muy buena.

Hay una analogía que usa el presidente Vizcarra con la selección peruana de fútbol. Hay quienes dicen que este es un gabinete de viceministros. Pues bueno, cuando estaban "Los 4 fantásticos", éramos coleros. Ahora que entraron los chicos, estamos en el Mundial. Perfil bajo, humildad y honestidad.

¿En qué estado encuentra el Produce?
He tenido contacto con poca gente, pero muy comprometida. He recibido críticas hacia todos y sobre gente que he traído. He encontrado buenos programas y otras cosas por mejorar, por ejemplo, impulsar los clústers. La diversificación productiva va tener otra oportunidad con los clústers. Hay que negociar con el MEF para tener más recursos en esto, así como esfuerzos para reducir el gasto corriente y seguir con temas de inversión en parques industriales y zonas francas.

El sector industrial está viviendo una recesión hace 4 años, ¿cómo se puede revertir esto?
He tenido una reunión con una alta funcionaria del Banco Central de Reserva y parece que tenemos problemas en la generación de estadística. Es algo que vamos a revisar de inmediato. Al parecer, la caída no sería tal. En cualquiera de los casos está claro que no estamos creciendo como deberíamos crecer.

Ayer estuve en Pucusana, por ejemplo: hay un problema ambiental, el puerto no está certificado, no hay agua, entonces tenemos que ver cómo trabajamos con Vivienda estos clústers de frutos del mar y articularlo con la ciudad de los pescadores. También estuve el jueves en Gamarra, y vimos que tienen un problema muy grave con la venta por parte de ambulantes.

Ese tipo de pedidos es muy atendible, pero Gamarra también hace pedidos contra el dumping o para que los protejan de las importaciones. ¿Dónde va a trazar la línea de qué se atiende y qué no?
Los temas de dumping los ve Indecopi. Pero, filosóficamente, yo creo que ha quedado claro que el proteccionismo para sacar adelante la industria es un error. Lo que tiene que hacerse es aplicarse la norma antidumping y promover el sector. En Gamarra también hay productos importados. Nosotros servimos al ciudadano, no a los productores. Si el ciudadano puede recibir productos importados más baratos, no hay problema. Al final, el comercio exterior es un 'win-win'.

Ha mencionado la diversificación productiva. ¿Se refiere a retomar el plan de Piero Ghezzi?
He leído los documentos que se dejaron sobre el plan y me he reunido con Piero. Creo que el aspecto más interesante de lo que se hizo [en la gestión de Ghezzi] fue el diálogo público-privado. Es crucial para el desarrollo económico. En Corea del Sur, los grupos económicos y el Estado trabajaban de la mano. Quienes dan información de qué está pasando en cada sector son los empresarios. Las mesas ejecutivas permiten generar una auténtica política de desarrollo económico. 

¿Fue un error de las gestiones anteriores del Produce menospreciar estas mesas y dejar de lado el plan de la diversificación productiva?
Yo no sé si lo menospreciaron. He hablado con [el ex ministro de la Producción] Pedro Olaechea y espero que me acompañe esta semana a Loreto para ver el mercado de Belén. 

Si un ministro de la administración de Kuczysnki, cuando recién asume el cargo en el 2016, comentaba que iban a retomar algo que se hizo en la administración de Humala, el fujimorismo lo destrozaba.
Bueno, es que eso pasaba en la era del enfrentamiento, en la era del odio. Políticamente, tenemos suerte de que eso haya terminado. Ollanta Humala, que yo creía que nos iba a llevar al chavismo, hizo un gobierno correcto. No cambió el modelo esencial, ni las bases de la economía. ¿Cómo me van a decir que retomar algo que fue positivo está mal? Hay que dejarse de politiquerías. Estoy seguro de que ningún fujimorista me va a criticar, sino que me van a apoyar. Y no solo ellos: también APP, Acción Popular o la izquierda. 

¿Mantendrá los incentivos tributarios a la innovación, una medida que también incluía el plan de diversificación productiva?
Yo no creo en los incentivos tributarios y eso lo sabe el premier Villanueva desde antes que asuma esta cartera. Sí creo en un subsidio directo. Por ejemplo, el sector acuícola lo que necesita es infraestructura, certificación sanitaria y tecnología, y así va a tener un valor agregado. Yo voy a promover esto. Incentivar un subsidio directo controlado. Las perforaciones tributarias me escarapelan el cuerpo.

Había otras iniciativas dentro de dicho plan, como impulsar la red de Centros de Innovación Productiva y Transferencia Tecnológica (CITE). ¿Qué ha encontrado hasta ahora?
Todavía no he podido visitar ninguno. Pero tengo entendido, por ejemplo, que el CITE Chavimochic es una maravilla, que parece de país desarrollado. Son lugares que cumplen su función para empresarios pequeños que requieren transferencia tecnológica. Eso tiene un efecto clarísimo en la generación de valor agregado y competitividad. Yo espero, para antes de fin de año, haber visitado todos. Y quiero potenciar lo que haya que potenciar.

Anunció esta semana una de las cuotas de pesca más altas de la última década. ¿Esto es una señal de que las anteriores cuotas fueron muy conservadoras?
No creo. Es el resultado de un manejo sostenible del recurso. Imarpe es una institución muy técnica y esto se decide técnicamente. Vamos a tener un crecimiento del sector muy bueno este año.

Siendo un ministro con tantos amigos empresarios, incluso en el sector pesquero, van a saltar pronto las críticas de los defensores del recurso señalando que las decisiones pueden estar influenciadas intereses privados. ¿Cómo se va a manejar esta situación con Imarpe?
Yo con Imarpe no me voy a meter. Ellos tienen tecnologías claras. Si algún congresista quiere fiscalizar, bienvenido. Se van a tomar las decisiones de Imarpe. Sí tengo amigos pesqueros, mineros, entre otros sectores, porque he sido empresario. Lo que me queda claro es que ellos no necesitan ayuda. Y no se las voy a dar tampoco. No voy a aceptar ni un lobby de ellos. La mejor manera de ayudarlos es siendo transparente. Quienes sí necesitan ayuda son los pesqueros artesanales y a ellos me voy a dedicar.

¿Ya hay un perfil del viceministro de pesca?
Estamos evaluando nombres. Tiene que tener conocimiento técnico y capacidad política. En los próximos días ya deberíamos tener a alguien.

En cuanto a la pesca artesanal, que siempre ha sido un dolor de cabeza para los otros ministros del Produce, ¿por dónde empezar a trabajar para no tener amenazas de paro como la de su primera semana en el cargo?
Dos cosas: certificación y valor agregado. La certificación implica  ayudarlos en todo el proceso de desembarque del tratamiento primario para que sea limpio, pero además darles valor agregado. Para mí es una oportunidad. He hablado con Gastón Acurio para que ayude a seguir potenciando un programa que se llama 'A comer Pescado'. Quiero integrar a los pescadores artesanales con el consumidor final.

¿Cuáles serán las acciones concretas del Produce para los primeros 100 días?
​Ahora vamos a trabajar con el premier en su presentación para el Congreso y decidir las medidas inmediatas. Hay algunas ideas para ir armando el borrador.

¿Cómo hacer para no ser un ministro de escritorio y que las visitas a la cancha sean verdaderamente productivas?
Un ejemplo, acabo de estar en Gamarra, solo dos horas, he hablado con Diógenes Alva [dirigente de Gamarra] y me ha explicado el problema de los ambulantes. Yo no voy a la cancha para tomarme la foto. Ayer en Pucusana he ido con varios miembros del despacho, escuchamos los problemas y las posibilidades, y ya sé hacia dónde tenemos que ir con Pucusana. Yo voy a recoger información y establecer vínculos con los actores. Mañana [lunes] en Chimbote voy a ver los temas relacionados con la instalación de una mesa de trabajo con pescadores. Tendremos tres mesas: en el norte, el centro y el sur.

¿Tecnócrata, político o gerente de paso por el Estado?
Modestia aparte, soy solvente técnicamente, nadie me va a dar lecciones del ABC de la economía. Creo que he aprendido de política en los últimos seis años. Y creo que la gestión es algo que me sale del forro.