(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)
Redacción EC

Elaborado por Unidad de Análisis Económico 

Tener una lectura buena y oportuna de cómo va la actividad económica es clave para , personas y hacedores de política. Sin embargo, en el Perú, el indicador mensual calculado por el se da a conocer con 45 días de rezago. 

En este contexto, la Unidad de Análisis Económico de este Diario realizó, por primera vez, el ejercicio de proyectar el sobre la base de indicadores adelantados. 

El Indicador Mensual Económico de El Comercio (Imeco) tuvo dos versiones que apuntan en una dirección común: el nacional habría crecido alrededor de 3,5% durante junio. Esto implicaría una desaceleración respecto a lo registrado en abril y mayo, cuando el crecimiento estuvo por encima de 6%. 

Un primer factor que explicaría el resultado es la mayor base de comparación. En junio del 2017, la economía creció 3,9%; la segunda más alta de todo el año. En segundo lugar, los componentes del Imeco apuntan a un menor dinamismo de la

Además de ello, ya se conocen resultados de sectores primarios, que refuerzan la idea de cierto enfriamiento. Por ejemplo, el sector pesca tuvo su menor resultado mensual del año en junio. El impacto de esta rama se amplifica porque arrastra al

Del mismo modo, la y de hidrocarburos anotó su peor retroceso en el sexto mes; y su peso dentro de la producción nacional es alrededor de 14%. 

Igualmente, un menor consumo de cemento en el mes anticipa una reducción del dinamismo del sector construcción. 

NOTA METODOLÓGICA

El ejercicio de proyección tuvo dos estimados distintos, que llevaron a la misma conclusión. Ambas estimaciones, además, presentan un coeficiente de correlación cercano a 0,9 con las cifras de producción reportadas por el INEI, donde el valor de 1 implica relación exacta.

El primer cálculo fue una estimación parcial realizada con las cifras de producción sectorial, reportadas por el INEI el primer día del mes y usando ponderaciones según las cuentas nacionales del 2007. 

La segunda estimación implicó crear el Imeco a partir de una metodología de indicador líder. Para ello, comenzamos definiendo variables que recojan la dinámica de la producción nacional, pero que estuvieran disponibles con menor rezago. 

Las seis variables finalmente utilizadas fueron el consumo interno de cemento, la producción de electricidad y de pollo, las importaciones de bienes de consumo y de capital y, finalmente, la recaudación por IGV. Mediante métodos econométricos, se calculó una cifra para el PBI. 

Estos seis componentes por sí solos refuerzan lo anticipado por el Imeco. Por ejemplo, el consumo interno de cemento se contrajo en junio; al igual que las compras al exterior de bienes de consumo. En tanto, las importaciones de bienes de capital dejaron de crecer a doble dígito desde mayo. 

De producirse este resultado, la economía retomaría crecimientos más cercanos a su nivel potencial, estimado en torno a 3,5%.