Papas
Papas
Juan Carlos Odar Zagaceta

La es el segundo cultivo en importancia económica en nuestro país, detrás del arroz. El año pasado se produjeron 5,1 millones de toneladas de papa, cuyo aporte a la economía fue equivalente a 6,4% del PBI agropecuario y 10,5% de la .

Así, considerando la evolución de los precios en chacra, el valor de la el año pasado estuvo alrededor de S/4.200 millones.



Según cifras del Censo Nacional Agropecuario del 2012, el último realizado hasta ahora, el 59% de la superficie sembrada se concentraba en papa blanca, 22% en papa nativa y 13% en papa amarilla.

Las principales regiones productoras del país son Puno, Huánuco, La Libertad, Apurimac y Cusco, que concentran 56% de la producción nacional. Sin embargo, entre ellas se encuentran diferencias importantes en la productividad.

En efecto, cifras al 2017 muestran que en promedio a nivel nacional se produjeron 15.388 toneladas de papa por hectárea (TM/ha). Sin embargo, en La Libertad y Apurimac se han alcanzado rendimientos de 19.546 y 18.558 TM/ha, respectivamente, mientras que en Puno y Cusco los rendimientos se ubicaron alrededor de 12.600 TM/ha.

Es decir, en estas regiones la productividad es casi 20% inferior que la lograda en promedio a nivel nacional.

En el caso del Cusco además destaca el hecho de que desde 1950 la productividad apenas se ha multiplicado por 1,8, mientras que a nivel nacional ha crecido en 2,6 veces.

Con ello, el aporte de esta región a la producción nacional ha decrecido consistentemente, pasando de producir el 13,4% del total nacional en 1950 a 11,7% en 1980 y a 8,1% en 2017.

Según estimados de la Unidad de Análisis Económico de El Comercio, en el Perú alrededor de 673.000 productores, la mayoría en pequeñas unidades productivas, se dedicarían al cultivo de la papa. Más de 50% de estos productores se ubica en las regiones de Puno, Huánuco, Cusco y Cajamarca.