La disminución de los gases de efecto invernadero (GEI), es uno de los compromisos que ha asumido el Perú. Para ello, es necesario seguir promoviendo el uso de energías limpias. (Ilustración: Víctor Aguilar)
La disminución de los gases de efecto invernadero (GEI), es uno de los compromisos que ha asumido el Perú. Para ello, es necesario seguir promoviendo el uso de energías limpias. (Ilustración: Víctor Aguilar)
Élida Vega Córdova

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Solo durante los primeros 43 días de cuarentena o confinamiento social obligatorio decretado por el gobierno para detener el avance de los contagios por coronavirus, entre marzo y abril del año pasado, el país dejó de emitir –según el – más de 1,6 millones de toneladas de , principal causante del calentamiento global.

MIRA: Electrificación rural: ¿se cerrará la brecha en estas zonas en el 2023?

Tomando en cuenta esas cifras, Augusto Martinelli, gerente general de Hitachi ABB Power Grids, asegura que debido a que los días de confinamiento nos llevaron a hacer una reingeniería sobre la forma de trabajar y estudiar que teníamos antes de la pandemia, debemos seguir apostando por la reducción de GEI, tanto en el país como en la región.

MIRA: Coronavirus en el Perú: la pandemia del COVID-19 frena la lucha contra el plástico

“Aunque sabíamos que existían soluciones menos contaminantes, también pensábamos que todavía no era necesario implementarlas, pero debemos priorizar el uso de medios de transporte no contaminantes, especialmente en las ciudades. Debemos promover el uso de vehículos eléctricos en actividades productivas como la minería y otras industrias, y debemos seguir apostando por la digitalización del país y de sus empresas y por y la promoción de las energías renovables”, afirma.

COMPROMISOS ASUMIDOS

Pero, considerando que el gobierno peruano se ha trazado como meta reducir a 40% las emisiones de GEI hacia el 2030, lo que supone que no debemos exceder los 179 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2), el ejecutivo sostiene que a pesar de que no estamos cerca, existe mucho espacio para mejorar y acercarnos a ese objetivo de reducción de emisiones.

MIRA: Elecciones 2021: ¿qué proponen los candidatos para atender el déficit de viviendas?

“Será clave que el país impulse temas como el uso de energías renovables y la electromovilidad. También será fundamental que se mejore la regulación para impulsar esas dos áreas y que se cumpla lo que se regula. Pero, el Estado también necesita promover la demanda de energía porque hoy tenemos una sobreoferta de energía. De esa manera será rentable y más viable que las compañías inviertan en proyectos de energía renovable”, sostiene.

Pero, tomando en cuenta que la mayor contaminación de CO2 está asociada al transporte pesado, al transporte interprovincial y al transporte público de las ciudades, Augusto Martinelli considera que “el gobierno central y los gobiernos locales deben impulsar el cambio de matriz de esas actividades porque el transporte debe operar con soluciones menos contaminantes y eléctricas”.

ENERGÍAS LIMPIAS

Con relación a la necesidad de contar con una regulación clara que proponga cambios en el mediano y largo plazo para reducir el volumen de emisiones de C02, la cabeza de Hitachi ABB Power Grids recalca que “es fundamental que se mejore la regulación para impulsar la optimización del consumo de energía, agua y transporte”, sobre todo en esta última actividad, en donde “lamentablemente” se dictan normas para reducir la contaminación pero no se cumplen.

Frente a los principales desafíos a los que nos enfrentamos como país para la implementación de energías limpias, Martinelli asegura que aunque las energías eólica y solar están creciendo fuertemente en la región, en Perú su impulso depende de temas regulatorios, “como el decreto legislativo que establece un tope a la participación de las renovables en nuestra matriz energética”.

Pero también advierte que resulta “complicado” que se den nuevas inversiones en este campo, ya que a nivel local existe una sobreoferta de energía y la demanda parece que no aumentará rápidamente.

“Lo que se requiere es que todos los actores de la economía alineen sus esfuerzos para generar más demanda a través del desarrollo de nuevos proyectos que utilicen gran cantidad de energía eléctrica que todavía tenemos disponible”, remarca.

Paralelamente, añade que se necesita seguir desarrollando más proyectos renovables (hídricos, solares y eólicos) y se debe buscar la manera de impulsar esa demanda sacando adelante, por ejemplo, grandes proyectos mineros, industriales y de otros sectores, pero también será muy importante promover la interconexión eléctrica regional.