El sector construcción se habría contraído en más del 3%, asociado sobre todo a la caída de la inversión pública del gobierno nacional y al menor dinamismo que habría registrado la inversión privada. (Foto: USI)
El sector construcción se habría contraído en más del 3%, asociado sobre todo a la caída de la inversión pública del gobierno nacional y al menor dinamismo que habría registrado la inversión privada. (Foto: USI)
Nicolás Castillo Arévalo

Periodista de la sección de Economía y Día1

(Unidad de Análisis Económico)

La en los últimos meses del año están lejos de alcanzar los niveles registrados a finales del 2018, cuando la economía crecía, en promedio, alrededor del 5%.

Los indicadores adelantados de noviembre pasado muestran una desempeño mixto en las actividades extractivas, así como un deterioro en los indicadores vinculadas a la demanda interna.

De este modo, los resultados hacen prever que la economía continuaría débil en el último trimestre del 2019.

Según el Índice Mensual Económico de El Comercio (), la producción mensual habría crecido alrededor de 2,2% en noviembre del 2019, ligeramente superior al mes previo, pero muy por debajo del desempeño que mostró el mismo mes del año anterior, cuando creció en 5,27%.

De cumplirse las proyecciones del Imeco de noviembre, el crecimiento de los ultimos 12 meses del PBI habría llegado al 2,4%, con lo que la economía todavía continuaría fría.

—Factores—

El Imeco ha sido elaborado con dos estimados distintos que recogen el comportamiento de varios indicadores líderes. El primero consiste en ponderar los datos de actividad ya disponibles de los sectores agropecuario, pesca, minería e hidrocarburos, electricidad y construcción.

Este estimado registra una desaceleración respecto al desempeño del mes anterior, debido a que la base comparativa de la producción fue más elevada y al deterioro en algunos sectores.

Así, la actividad pesquera acentuó su contracción al caer 13,1% en noviembre, mayor en 13 puntos porcentuales a la disminución registrada en octubre. Además, en similar mes del año anterior, la extracción de recursos registró un avance de 188,7%.

El sector agropecuario se desaceleró en noviembre a un ritmo de 2,07%, después de haber crecido 4,25% en octubre. El registro del mes fue menor a la mitad del crecimiento alcanzado en el penúltimo mes del 2018 (5,94%).

La sorpresa del mes fue el dinamismo registrado por el sector de minería e hidrocarburos, que avanzó en 4,01% y, así, se evitó un mayor deterioro de la producción de las actividades primarias.

En cuanto a los sectores de electricidad y construcción, el primero mostró un crecimiento de 2,76%, ligeramente mayor que octubre, pero el segundo nivel de crecimiento más bajo en el año.

El sector construcción se habría contraído en más del 3%, asociado sobre todo a la caída de la inversión pública del gobierno nacional y al menor dinamismo que habría registrado la inversión privada. En noviembre del 2018, registró un avance de 11,8%.

—Demanda interna—

El segundo estimado del Imeco busca aproximarse al comportamiento de la demanda interna.

Esta presentó signos de debilidad, asociada al bajo desempeño del consumo local de cemento, que apenas creció en 0,53%, y a la menor producción de pollo. Además, la importación de bienes de consumo registró una contracción de 8,9% en noviembre.

Con el crecimiento alcanzado en el penúltimo mes del 2019, la economía debería crecer 2,5% en diciembre para alcanzar la previsión del Ministerio de Economía y 3,5% para la del Banco Central.

Aun cuando el BCR es optimista sobre la economía, esta semana decidió mantener su posición expansiva ante la posibilidad de un incremento de la demanda interna menor al esperado.