La partición de empresas para una menor carga fiscal podría ser una opción del contribuyente; sin embargo, la recaudación de estos regímenes no se ha visto mermada, afirmó la Sunat a El Comercio (Fuente:GEC)
La partición de empresas para una menor carga fiscal podría ser una opción del contribuyente; sin embargo, la recaudación de estos regímenes no se ha visto mermada, afirmó la Sunat a El Comercio (Fuente:GEC)
Nicolás Castillo Arévalo

Periodista de la sección de Economía y Día1

En el Perú existe una diversidad de regulaciones laborales y tributarias que brindan beneficios en función del tamaño de ingresos de las empresas.

En el campo tributario, esta diversidad regulatoria explicaría buena parte del crecimiento de la atomización de las empresas en el 2019, que afecta la recaudación y la sostenibilidad de las compañías.

En el último año, el número de contribuyentes del Régimen General del Impuesto a la Renta, cuya carga tributaria es comparativamente mayor al resto de regímenes empresariales, disminuyó en 10%, por tercer año consecutivo; alrededor de 20 mil compañías salieron del mercado.

Sin embargo, el número de contribuyentes de regímenes tributarios particulares, que son más baratos en términos tributarios respecto al régimen general, aumentó hasta en 16%, también por tercer año consecutivo. Así, 199 mil empresas empezaron a operar con estos regímenes el año pasado, según datos de la .

En el Régimen Especial de Renta (RER), que fija una tasa de impuestos de 1,5% sobre los ingresos netos, el número de contribuyentes creció en 7%, a 427.800 empresas.

En el Régimen Único Simplificado (RUS), que fija un impuesto mensual de hasta S/50, el número de contribuyentes se incrementó en 6%, al totalizar 1,3 millones.

En tanto, el número de contribuyentes del –cuya facturación alcanza casi los S/7,3 millones anuales– creció en 16,4%, a 247.700 empresas. Solo en el 2019 se registraron en este régimen 98.800 compañías.

“Sí hay una atomización de empresas. Las cifras son bastante claras”, manifestó Alonso Segura, exministro de Economía.

“El Mype Tributario es el régimen más nocivo para la recaudación. El exministro de Economía Carlos Oliva estaba de acuerdo con reducir los regímenes tributarios de cuatro a dos. La nueva ministra entiendo que mantendría esa decisión y enviaría un proyecto al Congreso”, agregó.

TRASLADO

La Sunat afirmó a El Comercio que a partir del 2017 hubo un traslado de contribuyentes del régimen general al mype tributario, por mandato de esta última regulación. Así, cerca de 361.379 compañías pasaron de pagar como impuestos una tasa de 29,5% a 10%.

“La atomización de empresas es una de las grandes fuentes de evasión fiscal. Cada vez que se crea un nuevo régimen las empresas se atomizan”, indicó Arturo Tuesta, líder de Impuestos de

De acuerdo con la Sunat, la partición –o atomización– de empresas para beneficiarse de una menor carga fiscal “podría ser una opción del contribuyente”; sin embargo –agregó–, la recaudación de estos regímenes no se ha visto mermada, ya que en el 2019 creció en 3,7%.

Para Jorge Toyama, socio del estudio Vinatea & Toyama, la atomización de empresas para obtener beneficios tributarios y laborales está afectando la sostenibilidad de las empresas de mayor carga regulatoria y la productividad de algunos sectores.

A decir de Toyama, en el sector comercio y servicios hay evidencia del interés de las compañías de no aumentar su facturación para no perder los beneficios regulatorios.

El especialista comentó que dichos beneficios están promoviendo la informalidad en las empresas, otorgándoles ventajas competitivas, al enfrentar menores costos que el resto de compañías.