(Ilustración: Giovanni Tazza).
(Ilustración: Giovanni Tazza).
Juan Carlos Odar Zagaceta

En el más reciente Marco Macroeconómico Multianual 2020-2023, el Ministerio de Economía (MEF) destaca que la economía peruana, al ser pequeña y abierta al resto del mundo, depende de factores externos e internos, siendo estos ligeramente más importantes.

En particular, el MEF estima que el 54% de la variabilidad del crecimiento del PBI peruano en los últimos 15 años ha sido explicado por factores externos, y que el 46% restante responde a factores internos.


Entre los factores externos, los de mayor incidencia en la variación del crecimiento son el índice de precios de exportaciones, la tasa de interés internacional y el crecimiento del PBI mundial.

Una primera lectura de este resultado podría concluir erróneamente en que el papel de los factores locales es poco relevante. Sin embargo, no es así.

Tratemos de explicar el crecimiento del PBI del Perú en lo que va del siglo en función del crecimiento mundial (o en vez de él, del de EE.UU. o del de China), la tasa de interés de la FED y el índice de precios de exportaciones. Eso nos dará una tasa estimada que compararemos con la observada. La diferencia la atribuiremos a los factores no utilizados en el modelo, que consideraremos son los locales.

Del ejercicio resulta que en los gobiernos de los años 2001-2006 y 2006-2011, los factores locales restaron anualmente y en promedio 0,4% al crecimiento, mientras que en 2011-2016 sumaron 0,7%.

Asimismo, entre el 2016 y 2018 agregaron en promedio 0,2%. Y si la economía creciera 2,4% este año, los factores locales habrían restado 0,9% a la tasa alcanzable, dadas las condiciones externas.

Una estimación alternativa, considerando solo los sectores no primarios, nos muestra otra historia, pero similar final: entre el 2001 y 2006, los factores locales redujeron en promedio el crecimiento anual en 0,7%; mientras que en los cinco años siguientes aportaron 0,9% y entre el 2011 y 2016 sumaron 0,2%.

Luego, entre el 2017 y 2018 restaron anualmente 0,4% al crecimiento de estos sectores. Y para el 2019, si asumimos que el crecimiento de los rubros no primarios sea 2,2%, el impacto negativo de los factores locales habría sido de 1,8%.

Esto es 1,4% del PBI total. Es decir, este año los factores locales tendrían un impacto negativo de entre 0,9% y 1,4% del PBI, lo que se traduce en hasta 62.500 empleos no generados.

Bajo las condiciones actuales, el impacto negativo de los factores locales para el 2020 sería incluso mayor que el de este año. La historia reciente no mostraba un impacto negativo tan severo sobre el crecimiento atribuible a factores locales (o no externos) como el que está en marcha.

TAGS RELACIONADOS