Restaurantes empezarán a atender en sus locales a partir de julio
Restaurantes empezarán a atender en sus locales a partir de julio
Elida Vega

Según estimaciones del Gobierno, al finalizar el séptimo mes del año que acaba de comenzar, debería lograrse –como parte de la fase 3– la reactivación del 96,3% de la economía, pero con varias de las actividades productivas comprendidas en las fases 1 y 2 aún en proceso de reanudación, ¿resultará posible llegar a la nueva meta establecida por el Ejecutivo?

MIRA: Fase 3 de la reactivación económica: ¿qué actividades se permiten desde hoy y cuáles deben esperar?

Para empezar, Miguel Vega Alvear, representante de los gremios que integran el Grupo de Trabajo Multisectorial para la Reapertura de la Economía, ha llamado la atención porque varias de las recomendaciones sugeridas por los empresarios no han sido tomadas en cuenta, por lo que se ha mostrado sorprendido ante la meta establecida (96,3%) como parte de la fase 3, que difiere del 80% recomendado por el grupo de trabajo que integra.

Frente a esas disparidades y para lograr que la reactivación cumpla las metas establecidas, el economista Marcel Ramírez sugiere un trabajo coordinado entre representantes del sector empresarial (de todo tamaño) y el Ejecutivo (Produce y demás sectores responsables de los sectores productivos).

MIRA: Inicio de la fase 3 de la reactivación económica despierta dudas entre empresarios

“Escuchar al empresariado es fundamental en este momento. Esa es la única forma de resolver los entrampamientos y conocer la situación de las empresas. Por eso, debe establecerse un comando de reanudación multisectorial que coordine permanentemente con representantes de empresas de todo tamaño, incluyendo a autoridades locales de la gerencia o dirección de desarrollo económico”, afirma.

TRABAJO CONJUNTO

Para el también docente de la Escuela de Gestión Pública de la Universidad del Pacífico (UP), en circunstancias como las actuales, resulta necesario mirar el problema de la reactivación desde dos lados: la reanudación –“y no reactivación porque es algo aún difícil de asegurar”– de actividades económicas, es decir, la oferta; y la recuperación de la capacidad adquisitiva, es decir, la demanda.

MIRA: Fase 3: ¿Qué significa que la apertura de la economía alcanzaría el 96,3% de las actividades?

Explica que por el lado de la reanudación “aún existen dificultades para alcanzar y avanzar con lo programado debido a las dificultades que impiden cumplir los protocolos sanitarios por parte de las micro y pequeñas empresas dedicadas al comercio y servicios”.

Pero, también resulta imprescindible saber cuántas empresas han quebrado o no tienen ya la posibilidad de la reanudación, por lo que recomienda identificar la afectación real de micro y pequeñas empresas (quiebra o casi quiebra) y los problemas que impiden el cumplimiento de los protocolos, además de mantener canales de comunicación de forma permanente con el sector empresarial, especialmente micro y pequeñas empresas.

“Asumo que cierto nivel de coordinación existe, pero siempre habrá un segmento de micros y pequeñas empresas que difícilmente estarán debidamente representadas. Por eso, en este caso, los lazos con las municipalidades serían fundamentales porque suelen tener mejor conocimiento de la realidad del microempresario de su jurisdicción”, asegura.

Mientras que por el lado de la recuperación de la demanda, recuerda que el Banco Central de Reserva ha recomendado al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) la preparación de un segundo bono universal “mejor focalizado para que pueda ayudar a impulsar el consumo privado”.

RIESGO LATENTE

Sobre la posibilidad de que las consecuencias negativas se agudicen a raíz de un recrudecimiento de los contagios (rebrote), lo que pudiera generar un retroceso en el proceso de reanudación de las actividades económicas, Marcel Ramírez sostiene que el principal riesgo asociado a ello es el avance en la recuperación del empleo.

Para el economista Marcel Ramírez, en esta nueva fase de la reactivación económica se debe procurar identificar la afectación real de micro y pequeñas empresas, para saber cuántas están en situación de quiebra o casi quiebra. (FOTO: HEINER APARICIO)
Para el economista Marcel Ramírez, en esta nueva fase de la reactivación económica se debe procurar identificar la afectación real de micro y pequeñas empresas, para saber cuántas están en situación de quiebra o casi quiebra. (FOTO: HEINER APARICIO)

Una situación que tendería a agudizarse si se toma en cuenta que la iniciativa de “la suspensión perfecta de labores y los bonos ofrecidos a los trabajadores (bajo dicho esquema) se ha ralentizado y casi desvirtuado”.

Aunado a ello, el también director de la Asociación de Contribuyentes del Perú no duda en predecir que una debilitada actividad económica se traduce en una lenta recuperación de la recaudación, lo que obligará al MEF a tomar medidas drásticas de racionalización del gasto e, inclusive, por el lado tributario.

“La velocidad de recuperación de la economía dependerá del comportamiento del consumo privado y de la inversión privada. Esto obliga a recuperar la confianza de consumidores y empresariado. Escucharlos con atención y sin sesgos ideológicos, es ahora más que necesario porque del interés de los sectores público y privado es que la reanudación sea exitosa”, afirma.

NOTAS RELACIONADAS

VIDEO SUGERIDO

Coronavirus en Perú: Restaurantes abrirán sus locales con un aforo máximo de 40%