Estas semanas son claves para el sector energético dado que se encuentran en discusión las reglas de juego que enmarcan a las empresas del rubro. En un contexto de sobreoferta energética y una economía que crece a paso más lento, las modificaciones en este marco regulatorio podrían tener un impacto aun mayor. 

Mientras que revisa la composición de la tarifa de los usuarios regulados, el gremio energético hace énfasis en que se midan adecuadamente los impactos que las modificaciones tendrían en la competitividad del sector. La decisión queda en manos del (MEM) para luego ser discutida en el Congreso.

¿SUBSIDIOS?

Actualmente, la tarifa eléctrica incluye cargos asociados al subsidio de infraestructura, como el desarrollo de energías renovables (solar, eólica, biomasa y minihidráulica), la reserva fría (plantas de generación construidas para garantizar la oferta energética), la provisión de electricidad en zonas rurales de difícil acceso así como el financiamiento de nuevos proyectos como el gasoducto del sur.  

(Foto: Difusión)

Estos cargos son asumidos actualmente por los usuarios regulados. Carlos Caro, presidente del Comité Sectorial Eléctrico de la Sociedad Nacional de Minería Petróleo y Energía (), afirma que el costo de la infraestructura no debería anexarse a la tarifa, sino más bien debería financiarse por otros medios. Añade que estos cargos adicionales –que representan el 11% del total de la tarifa eléctrica– generan distorsiones en el precio . 

Uno de los factores de mayor impacto en la tarifa eléctrica son los costos asociados a la construcción del gasoducto del sur peruano. Según proyecciones, este representará el 1,6% en el 2016, 2,9% en el 2017 y 5,5% en el 2018 como porcentaje de la tarifa, señala Juan Antonio Rozas, country manager de Statkraft Perú.  

REFORMAS EN MARCHA
Osinergmin y el MEM han planteado una serie de modificaciones normativas orientadas a reducir las tarifas.

Entre ellas, se encuentra la eliminación del efecto del tipo de cambio en el cálculo de la tarifa de generación eléctrica. Sobre esto, Caro señala que tendrá un impacto significativo en la estructura de costos de las empresas de generación dado que la mayoría de compromisos financieros de estas fueron asumidos en dólares. 

Otra de las modificaciones que están por discutirse, es la creación de una tarifa única para todos los usuarios regulados, orientada a contrarrestar el mayor precio de la electricidad en las zonas rurales sobre todo las más alejadas del país. Esto se subsidiaría a través del Fondo de Inclusión Social Energético (FISE), que también constituye un cargo adicional en la actual tarifa regulada. 

De acuerdo con Brendan Oviedo, socio del área de Energía del estudio Rubio, Leguía y Normand, uno de los principales problemas del sector es que no existe  ni existió una adecuada planificación para su desarrollo.

TAGS RELACIONADOS