El presidente de la , , consideró que "hay que ser muy cauto" sobre el  que busca permitir que los afiliados retiren el 50% de su fondo en caso de enfermedad terminal, que fue aprobado por la Comisión de Economía del Congreso y espera su debate en el Pleno del Parlamento.

"Lo que hemos recomendado es que se trate como una invalidez de carácter temporal, que existe, y que se permita retirar hasta un 50% del fondo, pero no la totalidad, y que se sea más estricto en la evaluación, en el sentido de ver de qué enfermedad terminal se está tratando", comentó.

Destacó que la línea entre enfermedades terminales y las que no lo son es muy difícil de trazar y que hay que considerar que hay casos en los que las dolencias son reversibles y en los que pueden surgir nuevos medicamentos que las traten. 

"La idea es que aquí hay que ser muy cauto, esa ha sido nuestra recomendación, que no se vaya a decir que todos los que tengan enfermedades terminales pueden retirar todo su fondo. Hay que ser muy cauto porque pueden haber enfermedades que tengan la posibildiad de que se reviertan", dijo. 

De otro lado, consideró que para  que obtienen los afiliados por las inversiones de su fondo por parte de las AFP con las utilidades de estas entidades, se debe mirar esas dos variables en el tiempo, pues es "un ahorro de largo plazo".