Redacción EC

Los están respondiendo con cautela al contexto económico, según Kantar Worldpanel. "La mayoría de las familias peruanas gastan solo lo presupuestado o menos en sus compras básicas (64%), mientras que la minoría gastan más de lo estimado (28%) o no hacen un presupuesto (8%)", concluyó la última edición de su estudio “Consumer Watch: El contexto del consumo en Latam y el consumidor malabarista”.

Tanto es así que la pretensión de ahorro entre el primer trimestre de este año y el del 2016 se incrementó en 6 puntos porcentuales.

Y los principales objetivos de ahorro son: tener una reserva para futuras emergencias o imprevistos (37%), educación (26%) y mejoras en la casa (12%); mientras que comprar un inmueble o casa (8%) y todavía no sabemos (5%) son los destinos menos considerados a la hora de ahorrar.

Asimismo, las principales estrategias o acciones que permitieron a los peruanos no sobrepasar el presupuesto familiar fueron: 1) comprar marcas más económicas o blancas, 2) encontrar promociones inesperadas, 3) encontrar productos más baratos, 4) comprar menos productos y 5) comprar rápido, olvidando llevar algunos productos.

NO ESTAMOS SOLOS
Tanto en Lima (Perú), como en las otras 16 ciudades latinoamericanas consideradas en el estudio predomina esa actitud cautelosa con el consumo de la canasta básica.

"De las más de 10 mil personas consideradas en este análisis regional, la mayoría se siente preocupada por la situación económica de su país, por lo que hay una inclinación a ajustar su gasto y optimizar el dinero en el hogar al máximo", señala Kantar Worldpanel.

Con respecto a la percepción que tiene el latinoamericano dela situación económica de su país, se encontró un incremento del pesimismo en 8 puntos porcentuales respecto del 2016; mientras que un descenso de 24 puntos de la confianza en que la economía nacional mejorará o se mantendrá igual.

En el caso de Perú, si bien figuramos entre los países latinoamericanos más confiados respecto a la situación económica (nos ubicamos en la tercera posición), el porcentaje de ciudadanos que creen que estamos mejor o igual en el período referido ha descendido del 73% al 53%; y del quienes piensan que a nuestra economía le va peor ha subido del 36% al 48%.

"Tales percepciones han pasado a ser aspectos prioritarios para el habitante de Latam, colocándose por encima de inquietudes de orden social como la sensación de seguridad", detalla el estudio, al punto que en el período citado, la preocupación por la crisis económica subió en 20 puntos porcentuales (p.p.) en Latinoamérica y 10 p.p. en Perú.

En cambio, la preocupación por la violencia descendió en 9 p.p. en Latam y 4 p.p. en nuestro país; y por el alza de precios bajó 5 p.p. en la región y 6 p.p. en Perú.

Lea más noticias de Economía en...

TAGS RELACIONADOS