(Foto: USI)
(Foto: USI)
Katherine Maza

Históricamente, la de los hogares limeños se caracterizaba por ser mayor en julio producto de los feriados de y el pago de las gratificaciones

Sin embargo, la situación ha cambiado y se muestra mucho más pesimista este año en particular. 

► 
►  
► 

El , (Índice de Confianza del Consumidor de Apoyo Consultoría e Ipsos) de Lima Metropolitana, elaborado entre el 17 y 19 de julio, cayó a 47 puntos entre el sexto y séptimo mes del año, acumulando cuatro meses de terreno pesimista. Ello se traduce en una señal negativa y en el menor nivel de confianza desde hace una década.

El deterioro de la situación económica familiar explica principalmente la reducción de la confianza. Los hogares pertenecientes a los niveles socioeconómicos (NSE) AB consideran que su situación económica ha empeorado entre mayo y julio del presente año.

Asimismo, este pesimismo está en línea con el menor ritmo de crecimiento de los ingresos laborales formales. En los últimos meses, la tasa de crecimiento de la masa salarial formal se moderó gradualmente hasta alrededor del 2% (en términos reales). 

De esta forma, se redujo la demanda por trabajadores y se acrecentó la percepción de una mayor dificultad para encontrar empleo por parte de las familias. 

El presidente Martín Vizcarra subió 13 puntos porcentuales en comparación con el mes de julio. (Foto: GEC)
El presidente Martín Vizcarra subió 13 puntos porcentuales en comparación con el mes de julio. (Foto: GEC)

Al respecto, Luis Eduardo Falen, jefe de macroeconomía del área de Estrategia y Análisis de Intéligo, señaló que si se considera el el 28 de Julio, se puede prever un mayor deterioro de la confianza, sobre todo en los segmentos AB.

"El pesimismo se está empezando a expandir a otros segmentos como el AB. Estos que son los más informados, sí están considerando que el tema político afecta a la estabilidad de la economía [...] La confianza de este segmento está más en línea con lo que piensan los empresarios sobre el tema político", agregó.

La confianza de los NSE CDE, por su parte, se va a mantener o va a empeorar, mientras que lo nuevo será que en el AB se va a sentir más el deterioro de las expectativas. 

EL ÍNDICE

Cabe señalar que si el Indicca se ubica por debajo de los 50 puntos, la confianza de los consumidores es pesimista. En tanto, si se ubica por encima de ese nivel, se considera optimista. 

El Indicca además, considera cuatro componentes es su medición: la situación económica actual de las familias, las expectativas que tienen sobre la evolución de la economía en los próximos 12 meses, la percepción sobre los precios, y el empleo.