Medida aprobada fija una bonificación de S/279 para los trabajadores, pago que afectaría la sostenibilidad de las empresas agroexportadoras, sostiene la AGAP. FOTO: GIANCARLO SHIBAYAMA / EL COMERCIO
Medida aprobada fija una bonificación de S/279 para los trabajadores, pago que afectaría la sostenibilidad de las empresas agroexportadoras, sostiene la AGAP. FOTO: GIANCARLO SHIBAYAMA / EL COMERCIO
Israel Lozano Girón

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Un dictamen sin consenso, extensos intermedios para mejorar la propuesta y hasta tres textos sustitutorios fue lo que le tomó al Congreso dar con la fórmula para la nueva Ley de Promoción Agraria, la misma que finalmente se aprobó con 58 votos a favor, 32 en contra y 29 abstenciones.

MIRA: Congreso aprueba nueva ley agraria: Estos son los cambios en el ámbito laboral y tributario

Pese a todo ello, la propuesta aprobada no logra poner de acuerdo a las partes involucradas en el sector: las empresas y los trabajadores.

Además, mantuvo enfrentados a los parlamentarios. A pocas horas de aprobada la norma, el congresista Lenin Bazán (Frente Amplio) pidió una reconsideración de la segunda votación. Dicho pedido fue rechazado con 83 votos en contra, 18 a favor y 13 abstenciones.

MIRA: Hugo Perea: “La contracción de la economía va a ser de las peores de las últimas décadas”

Empresas en desacuerdo

La Asociación de Gremios Productores Agrarios del Perú (AGAP) explicó que sería insostenible asumir el pago de la bonificación especial por trabajo agrario (BETA), que la ley fija en un 30% de la RMV (S/279). “Cualquier aumento salarial no puede ni debe venir del Congreso, sino del diálogo en el Consejo Nacional de Trabajo”, explicó Alejandro Fuentes, presidente de AGAP.

Añadió que los principales afectados serán los cerca de 2.000 productores agropecuarios formales de menor tamaño, quienes no podrán asumir el costo de dicho bono.

“El riesgo de que haya problemas de pago dentro de la cadena, de que haya no contrataciones es alto. Es un incremento en una industria en la que el costo de mano de obra es de 40%”, añadió.

MIRA: La explosión del e-commerce este 2020: Qué sectores se mantienen y el enorme potencial en provincias que debes conocer

El ministro de Economía Waldo Mendoza también ha advertido sobre los efectos que tendría un fuerte aumento en el salario. " Al final, habrá una cola larga de personas buscando trabajo y pocas empresas dispuestas a contratarlos en las nuevas condiciones”, escribió en su cuenta de Twitter.

La AGAP esperará la respuesta del Ejecutivo. En caso no la observara, señaló que se están “analizando las medidas a tomar”.

Expectativas

Tras aprobarse, el presidente de la Comisión de Economía del Legislativo, Anthony Novoa, reconoció que la medida aprobada no cubre las expectativas de los trabajadores. “No es lo que esperaban, pero es un punto de partida para que puedan socializar con sus empresas”, agregó.

En un comunicado, la CGTP se muestra en desacuerdo con el aumento aprobado. “Hay margen suficiente para que la RMV agraria se incremente en un 50%”, sostiene.

MIRA: Radiografía del año en que el mercado aerocomercial retrocedió más de una década debido a la pandemia

Fernando Cuadros, exviceministro de Trabajo, explica que al ser no remunerativo dicho aumento no es computable para el cálculo de beneficios laborales, los mismos que permitirían aumentar el jornal diario. “Es un aumento, pero no el que esperaban los trabajadores. Se ha equiparado los beneficios a los del régimen general, pero no se han atendido las bases para generar estabilidad en sus trabajos y así negociar un aumento”, dijo.

Otros puntos de la ley

En materia tributaria, se fija una tasa de 15% para el pago de Impuesto a la Renta para las empresas cuyos ingresos netos no superen las 1.700 UIT (S/7,3 millones). Dicha tasa entra en vigencia desde el 2021 y se extiende hasta el 2030; luego pasa a la tasa del régimen general (29%).

Asimismo, posibilita a las empresas a una devolución del 10% de la reinversión de hasta el 70% de las utilidades netas anuales. El mecanismo tendrá vigencia hasta el 2030, para empresas que no superen las 1.700 UIT en el ejercicio a gravar. La propuesta pasa a manos del Ejecutivo, que en un plazo de 15 días hábiles deberá promulgarla u observarla.

TAGS RELACIONADOS