Viviana Gálvez Cordova

La región que más creció en el segundo trimestre del 2015 fue Madre de Dios, al reportar un incremento de 29,7% en el Indicador Compuesto de Actividad Económica (ICAE), que elabora el (IPE). Le siguen Tacna y Ucayali, regiones que reportaron un crecimiento de 13,1% y 11,5%, respectivamente.

El crecimiento significativo de Madre de Dios revela la gran dependencia de esta región a la ilegal. El IPE detalla que el crecimiento reportado responde a las “menores interdicciones a la minería ilegal en la región, que permitió la recuperación de la producción de oro (160,6%)”. 

Sigue a Portafolio también en 

Las operaciones de interdicción no solo implican la destrucción de equipos destinados a la minería ilegal, sino también la implementación  de actividades alternativas para la población. 

DEPENDENCIA TOTAL
Madre de Dios fue la región que más cayó durante el 2014, al reportar un decrecimiento de 13,5%; y durante el primer trimestre del 2015, su crecimiento fue de 2,4%. De ahí lo crítico del crecimiento de 29,7% que reporta un trimestre después.

“Cuando hay una fuerte actividad de interdicción, la producción de oro ilegal cae y eso también afecta la producción de oro de Madre de Dios”, explica Víctor Fuentes, economista del IPE.

Resultados del ICAE (Archivo: El Comercio)

Detalla que en el 2012, esta región registró una caída de 20,5%. “Cuando se relajaron un poco las actividades de interdicción, por efecto estadístico –como había caído tanto–, en el 2013 creció 15%”.

En julio pasado se realizó la primera interdicción de minería ilegal en la región luego de ocho meses, y desde entonces se han hecho dos más.  

La situación de Madre de Dios seguirá siendo vulnerable a la minería ilegal, por lo complejo que resulta implementar esta política. A ello se suma la oposición del gobernador regional, Luis Otsuka, al proceso de formalización de los mineros. 

EN RECESIÓN

En el segundo trimestre, Áncash dejó de estar en recesión, pero cuatro otras regiones cayeron en este estado: Ica, Loreto, San Martín y Tumbes. Se suman a Arequipa y Lambayeque, recesadas desde el primer trimestre. 

En Ica la producción agrícola cayó 14,2%; mientras que en Arequipa la producción minera continúa bajando por quinto trimestre consecutivo. El caso de Lambayeque responde a la menor producción agrícola y de manufactura, indica el IPE.