Cusco: diálogo entre Ejecutivo y maestros en huelga aún no se concreta (Foto: Miguel Neyra)
Cusco: diálogo entre Ejecutivo y maestros en huelga aún no se concreta (Foto: Miguel Neyra)
Redacción EC

Los maestros del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación de Cusco acatan una huelga indefinida desde el 15 de junio, a la que se han plegado docentes de otras 13 regiones.

Por un lado, se sabe que son más de un millón de estudiantes los afectados por las protestas y podrían perder el año si la paralización llega a los 60 días, según lo declarado por la ministra Martens.

Por otra parte, según la Asociación Peruana de Operadores de Turismo Receptivo e Interno, la huelga de docentes le cuesta US$100 millones diarios a la economía cusqueña. Es decir, en los 45 días que lleva la huelga, Cusco habría perdido cerca del 3% de su PBI no minero.

En ese sentido, se hace importante analizar los reclamos sindicales y su viabilidad.

ESCENARIO ACTUAL
¿Cuánto gastamos en los salarios de los maestros? En los últimos cinco años, el gasto público en educación creció a un ritmo promedio anual de 8,7%, más del doble del crecimiento del gasto público total (4,2%).

Así, durante los años 2015-2016, los recursos destinados al sector educación representaron 3,7% del PBI, un récord histórico. Esta cifra, sin embargo, aún resulta inferior al promedio de los países de la Alianza del Pacífico (5,0%) o la OCDE (5,3%).

Tanto en el Proyecto Educativo Nacional al 2021 como el Plan Bicentenario contemplan aumentos graduales en los siguientes años.
Según información del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), para el 2017 se han designado S/29.100 millones al sector educación, equivalente al 17% del presupuesto público –por lejos la partida más gruesa del Estado–.

IPE maestros en huelga (Infografía: El Comercio)
IPE maestros en huelga (Infografía: El Comercio)

Poco más de la mitad (S/14.900 millones) corresponden a las remuneraciones y menos de un cuarto (S/6.900 millones) se destinan a gastos de inversión. Del total de la partida de remuneraciones, el 79% se asignó al pago de maestros de educación básica y el 16% para los docentes de educación superior y técnica productiva.

Es decir, solo el presupuesto para el pago de remuneraciones de los maestros representa cerca del 40% del total destinado a educación y casi 7% del presupuesto total del sector público.

¿Cuánto ganan los docentes? A partir de la reforma magisterial, los ingresos mensuales de los maestros se componen de la remuneración íntegra mensual (RIM), asignaciones, beneficios y bonos, que a su vez dependen si el docente es contratado o nombrado. Según el Ministerio de Educación (Minedu), de los 390 mil profesores de educación básica pública en el país, el 21% son contratados y el 79% nombrados.

Los docentes contratados perciben una RIM de entre S/1.244 y S/1.555, y a partir de agosto alcanzarían un ingreso de mínimo S/1.781 y máximo de S/3.116. Por su parte, las asignaciones adicionales dependen del tipo y la ubicación de la institución educativa en la que trabajan.

Por ejemplo, si la escuela es unidocente, se le añaden S/200; si se ubican en el Vraem, S/300; y si es rural, entre S/70 y S/500. Por último, los bonos se dan en función al logro de aprendizaje de los alumnos (entre S/1.000 y S/3.000).

VIABILIDAD DE LAS DEMANDAS
Las demandas sindicales se centran en dos principales puntos: aumento de los salarios y derogación de la Ley de Reforma Magisterial.

En cuanto al incremento de los sueldos, los maestros exigen el aumento del piso a S/2.000 para la primera escala y S/3.500 para la sexta escala en agosto próximo (el Gobierno tiene contemplado estos aumentos para inicios del próximo año). Además, demandan que se establezca un plan que garantice que el piso de la primera escala alcance S/4.050 en el 2021.

La primera demanda requeriría S/4.000 millones adicionales, lo equivale a todo el presupuesto del 2017 de los programas sociales Cuna Más, Juntos, Pensión 65, Qali Warma y Tambos juntos.
Dicho incremento supondría un crecimiento del gasto de remuneraciones para educación básica de 29% frente al incremento promedio anual de los últimos cinco años de 10,6%.

La segunda parte de dicha demanda, para alcanzar el mínimo de S/4.050 al mes, es un compromiso presupuestal multianual que no está permitido legalmente.

Las instituciones públicas solo pueden establecer su presupuesto con un año de antelación. Por otra parte, considerando solo la actual población docente, garantizar el piso salarial de S/4.050 requeriría que el gasto en remuneraciones se incremente a un ritmo promedio anual de 21,2%. Por cada sol de incremento en la remuneración por hora de los docentes, el gasto anual del presupuesto público se incrementa en más de S/150 millones.

Dicho de otro modo, cumplir con las demandas al 2021 de los docentes demandaría un presupuesto adicional equivalente a dos veces el gasto en orden público y seguridad del Estado.

TAGS RELACIONADOS