Vizcarra explicó que la norma que permite a algunas mineras continuar operando se debe a que determinadas unidades se encuentran alejadas y confinadas. (Foto: Joel Alonzo/GEC)
Vizcarra explicó que la norma que permite a algunas mineras continuar operando se debe a que determinadas unidades se encuentran alejadas y confinadas. (Foto: Joel Alonzo/GEC)
Redacción EC

El presidente de la República, , afirmó este viernes que el Ejecutivo no ha sido “presionado” por la para que algunas empresas puedan seguir operando pese a la declaratoria de emergencia y el aislamiento social obligatorio para evitar la propagación del (COVID-19).

“Alguien dijo que había presión de los empresarios de la Confiep. Mire, no hay presión y si hubiera, no la aceptaríamos. Aquí estamos hablando en función del país. Estamos hablando en función de toda la sociedad”, dijo hoy el mandatario en conferencia de prensa.

“¿Qué creen? ¿Que nosotros vamos a aceptar presión de un grupo que tenga algún interés en particular? De ninguna manera, aquí el objetivo es el país”, enfatizó.

El jefe de Estado señaló que, contrario a lo que se cree, el sector empresarial se ha sumado a los esfuerzos del Ejecutivo para cumplir con las disposiciones dictadas.

“En el caso específico de la minería, lo que se estableció, como en la norma, es el aislamiento social para que no se contagien algunas operaciones, pero no todas”, dijo.

Vizcarra explicó que la norma que permite a algunas mineras continuar operando se debe a que determinadas unidades se encuentran alejadas o remotas, en permanente confinamiento, propio de sus actividades.

“Algunas tienen operación remota porque están lejos, donde está la mina, y está confinada. El concepto de estas unidades es de aislamiento social, con lo que cumplen la norma”, señaló.

Sin embargo, el presidente aseguró que aquellas compañías que estén trasgrediendo la norma al permitir la libre entrada y salida de sus trabajadores serán sancionadas, siempre que no hayan dispuesto garantizar la presencia únicamente del personal mínimo requerido para el normal funcionamiento de las operaciones.

“Tiene que ser lo mínimo indispensable. Por ejemplo, si no está el operador que mantenga el sistema para control de relaves puede generar un colapso ambiental”, refirió.

“Si la norma dice que está prohibido (el libre flujo de trabajadores en las mineras), está prohibido para el chiquito y para el grandote”, puntualizó.