1. Definir gastos prioritarios. Se debe identificar la cantidad de personas a las que se desea otorgar un presente. Luego, definir el presupuesto que se dispondrá para así priorizar los más necesarios. (Foto: GEC)
1. Definir gastos prioritarios. Se debe identificar la cantidad de personas a las que se desea otorgar un presente. Luego, definir el presupuesto que se dispondrá para así priorizar los más necesarios. (Foto: GEC)
Franco Balza Tassara Cánepa

Redactor de la sección Economía y Día1

franco.balza@comercio.com.pe

Pese a que el gasto en soles creció 4,8% en lo que va del 2018, los peruanos calcularon un gasto menor en esta fiesta de  a comparación a la del 2017.

Esto se debe a que el 56% de consumidores consideró que los precios de los productos son más altos en comparación con la Navidad pasada, según la encuesta realizada por El Comercio-Ipsos. Más aún, un 19% señaló que estos son “mucho más altos”.

► 
► 
► 

El índice de precios al consumidor en el ámbito nacional tuvo un incremento de 2,17% en la variación anual (considerando el período de noviembre del 2017 al del 2018), según cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). La entidad detalla que la división de consumo de alimentos y bebidas no alcohólicas mostró una variación de 2,05% y que en el consumo de bebidas alcohólicas y de tabaco la variación fue de 5,64%.

Ante la percepción que tienen los consumidores de los precios, la encuesta revela que un 77% estimó un gasto igual o menor en regalos y 78% en bebidas y alimentos. En contraste, tan solo un 15% indicó que un mayor gasto en regalos, así como un 17% previó un escenario similar en cuanto a compras de bebidas y comidas para Navidad.

EXPECTATIVAS
Según las cifras que revela la encuesta respecto al comportamiento del consumidor en estas fiestas, podemos observar que el peruano mostró cautela en cuanto al presupuesto destinado para sus gastos.

Estos resultados no se alinean con indicadores, como el del ingreso promedio del sector formal, el cual aumentó en un 5,4% en noviembre, respecto a los doce últimos meses; así como, el incremento en 3,0% de variación nominal en cuanto a puestos de trabajo en el sector formal, según cifras del Banco Central de la Reserva (BCR).

De esta manera, podemos notar un consumidor peruano poco optimista con la situación económica por la que atraviesa el país.
En esa línea, los resultados de la encuesta de El Comercio-Ipsos revelan que un 82% de los peruanos considera que la situación económica del país está igual (50%), peor (29%) o mucho peor (3%), respecto a los últimos doce meses.

Sin embargo, para el próximo año, las expectativas que tienen los peruanos sobre su economía son moderadamente optimistas. De esa manera, tan solo un 39% confía en que la situación será mejor (36%) o mucho mejor (3%).

PESIMISMO LIMEÑO
Como una aproximación al componente nacional, y teniendo en cuenta que Lima Metropolitana representa alrededor de 46,6% de la actividad nacional, cabe mencionar que el pesimismo en el consumidor se ha mantenido en los últimos diez meses, según el Índice de Confianza del Consumidor en Lima Metropolitana, de Apoyo Consultoría (Indicca).

En noviembre, este indicador registró una lectura de 46 puntos, el segundo dato más bajo en lo que va del año.

Cuando el Indicca se ubica por debajo de los 50 puntos, quiere decir que el consumidor se encuentra pesimista.

Para Apoyo Consultoría, esta situación responde a dos factores claves. El primero de ellos es que el rebote en las cifras macroeconómicas no contagia los bolsillos de la gente en los niveles socioeconómicos más bajos, de manera que no se traduce en mayor ingreso. El segundo, que en Lima se perciben debilidad del mercado laboral y crecientes dificultades para conseguir empleo, sobre todo formal.