Luego de que el Congreso aprobara derogar la Ley de Promoción Agraria el 8 de diciembre, esta comisión recibió un plazo de 15 días para elaborar una nueva propuesta. (FOTO: KAREN ZARATE / EL COMERCIO)
Luego de que el Congreso aprobara derogar la Ley de Promoción Agraria el 8 de diciembre, esta comisión recibió un plazo de 15 días para elaborar una nueva propuesta. (FOTO: KAREN ZARATE / EL COMERCIO)
Ricardo Guerra Vásquez

Periodista en Economía y Negocios

ricardo.guerra@comercio.com.pe

La comisión multipartidaria para la creación de una nueva del –presidida por Juan Carlos Oyola ()– sesionó ayer para debatir un texto preliminar, que realiza cambios sobre la remuneración de los trabajadores y el .

MIRA: Navidad: Seis consejos de Indecopi para realizar compras online seguras en estas fiestas

En dicha sesión, Oyola explicó que la idea es dejar el proyecto de ley listo al 80% para que hoy [martes] se le agreguen algunas disposiciones “en temas controversiales como el jornal y las exoneraciones [tributarias]”, tras recibir los aportes de las bancadas.

Luego de que el Congreso aprobara derogar la Ley de Promoción Agraria el 8 de diciembre, esta comisión recibió un plazo de 15 días para elaborar una nueva propuesta.

REMUNERACIÓN

El texto preliminar señala que la remuneración básica para los trabajadores de la gran empresa sea de S/1.543. En tanto, para los de la mediana y pequeña, de S/1.234,4 y S/1.033,81.

Milton von Hesse, exministro de Agricultura, indicó que si el Congreso decide empezar a establecer en ciertos sectores montos de remuneraciones, lo que ocurrirá es que se disminuirá la contratación de personal.

“Las empresas más grandes sí podrán absorber este efecto, pero el resto no. La historia al regular salarios nos dice que cada vez que se hizo se redujo el mercado formal”, señaló.

Alejandro Fuentes, presidente de la Asociación de Gremios Productores Agrarios del Perú (), indicó que el incremento en 65% que se plantea sobre los salarios (considerando que percibían S/930) hace inviable las operaciones “de cualquier empresa”.

El camino hacia la nueva ley agraria
El camino hacia la nueva ley agraria

Esto porque la mano de obra representa entre el 40% y 60% de sus estructuras de costos.

En este tema, la propuesta de AGAP se ciñe a que el modo de percibir la CTS y las gratificaciones sea optativo para el trabajador.

Sin embargo, Eduardo Zegarra, investigador principal de Grade, subrayó que las empresas de este rubro están en total capacidad de asumir esta disposición. Esto, en línea con los niveles de productividad que han venido evidenciando.

“Hay un amplio margen [para incrementar los salarios]. En el sector construcción el salario promedio es de S/2.500”, apuntó Zegarra. Pero sí observó que se use como métrica para segmentar por tamaño a las empresas el número de empleados. “Es muy variable”, dijo.

Clímaco Cárdenas, presidente de la Convención Nacional del Agro Peruano (Conveagro), apuntó que el nuevo salario debe ser producto de una profunda negociación. “Que la ley sí sea de promoción agraria y no solo de las agroexportadoras”.

TRIBUTACIÓN

El texto fija que, desde el 2021 escalonadamente hasta el 2028, las empresas eleven su nivel de tributación hasta alcanzar el régimen general.

Von Hesse observó este punto e indicó que debe recordarse que las empresas han realizado una serie de inversiones bajo la estructura de la ley anterior.

En esta línea, Fuentes dijo que el incremento no debe iniciarse en el 2021, sino dentro de 10 años. “Necesitamos promover inversiones”.

A su turno, Zegarra acotó que el plazo hasta el 2028 es exagerado, considerando que las empresas del sector ya tuvieron 20 años de beneficios.

Finalmente, Francisco Pantigoso, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad del Pacífico, alertó que los cambios no deben ser abruptos, pues debe respetarse la certeza jurídica y el principio de predictibilidad para no ahuyentar las inversiones en general.

TE PUEDE INTERESAR

MIRA TAMBIÉN

Edgar Alarcón: Revelan pago de S/2 millones a Contraloría durante su gestión
Revelan pago de supuesto soborno de S/2 millones a Contraloría durante gestión de Edgar Alarcón para evitar auditorías a Ilabaya, Tacna.