En el mercado mayorista el kilo del cítrico se vende hasta en S/15 (Foto: Dante Piaggio)
En el mercado mayorista el kilo del cítrico se vende hasta en S/15 (Foto: Dante Piaggio)
María Rosa Villalobos

El deterioro de la continuó en agosto, según el último resultado del Índice de Confianza del Consumidor de Apoyo Consultoría de Lima Metropolitana, que se ubicó en 47 puntos, uno por debajo de la cifra registrada en julio.

Este indicador, que se mantuvo en su nivel más bajo en seis años, acumula seis meses consecutivos en el área pesimista –por debajo de los 50 puntos–, lo que marca el período de pesimismo más largo en ocho años, según Luis Cerro, analista de Estudios Económicos de la consultora.

POR NSE
Este resultado se ha visto reflejado en todos los niveles socioeconómicos (NSE). La confianza para consumir de los hogares de ingresos altos (A-B) alcanzó su nivel más bajo en seis años (49 puntos), y es la primera vez desde el 2011 que esta se ubica en terreno pesimista, junto con la confianza para consumir de las familias de menores ingresos (C,D y E).

“El resultado de agosto marca un hito importante. De hecho, es un reflejo de la desaceleración de la economía y de cómo los hogares perciben ese enfriamiento”, explica Cerro.

Sin embargo, no sería esta la única causa del resultado mencionado, pues la percepción de las familias sobre el –especialmente de – también jugó un papel significativo en la medición del octavo mes del año.

Al igual que en julio, este componente del índice fue el que más se deterioró y alcanzó su mínimo histórico (20 puntos). “El 88% de los hogares manifestó haber percibido un aumento de los precios respecto de hace 12 meses, el porcentaje más alto desde que se creó el índice en el 2003”, apunta Cerro.

c
c

El especialista recuerda que la inflación presentada en el primer trimestre debido a El Niño costero se corrigió parcialmente en el período abril-junio, pero volvió a repuntar levemente en el tercer trimestre, afectada principalmente por el alza de los precios de frutas como el limón y el melón. Sin embargo, ¿puede esto último afectar de manera tan significativa el índice de confianza del consumidor?

“Como la respuesta [a la encuesta] es espontánea, lo más probable es que se recuerde la última compra realizada. El precio del limón fue noticia en marzo y últimamente el tema también se ha estado moviendo [en los medios].

Sin embargo, la percepción de que los precios han subido viene desde abril”, refiere Cerro. A esto, además, se suma el estancamiento de los salarios, percibido por las familias limeñas desde el mes pasado.

“Si los sueldos no crecen y los precios aumentan, las familias sienten que tienen menos para gastar”, detalla Cerro.

a
a

NO TODO ES PESIMISMO
El único ámbito en el que se ha registrado una recuperación ha sido la expectativa de las familias sobre la situación económica en los próximos meses, sobre todo en los hogares de menores ingresos.

El 53% de los hogares espera que su situación económica mejore en los próximos 12 meses. Aunque la cifra supera a la registrada en julio, esta es aún menor al promedio del segundo trimestre.

Así, el porcentaje de familias que esperan encontrarse mejor se ha incrementado con respecto a julio (52%), registrando un 54%.

“Este aumento ha sido importante en los NSE C,D y E. En el A y el B hubo una ligera caída de menos de un punto porcentual, pero las familias se mantienen en terreno optimista con respecto al futuro”, explica Cerro.

De acuerdo con el especialista, los sectores de más bajos ingresos serán los que más rápido perciban las mejoras derivadas de los motores que impulsarán la economía en el 2018: la ejecución del gasto público y la dinamización del sector construcción

Lea más noticias de Economía en...