Los empresarios consideran que cada experiencia suma aprendizajes para afrontar mejor el futuro. (Foto: EY)
Los empresarios consideran que cada experiencia suma aprendizajes para afrontar mejor el futuro. (Foto: EY)
Redacción EC

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Los empresarios reconocidos como , una iniciativa organizada por EY, El Comercio y Asbanc, coinciden en señalar que una de sus mejores herramientas para enfrentar el día a día ha sido la perseverancia: ella les permitió continuar pese a difíciles contextos, aunque no siempre obtuvieran buenos resultados.

Así lo cree, por ejemplo, Santiago Reyna, de Cartones Villa Marina, quien comenta que no dejarse vencer por la adversidad y buscar soluciones fueron sus puntos claves.

MIRA: Premios LEC 2021: ¿Quiénes fueron los galardonados de esta edición?

Para Víctor Lumbroso, quien ganó en la categoría Empresa Grande Consolidada con Migiva Group, los obstáculos en el trayecto ayudaron a forjar hoy su empeño. Además de dotarle de un espíritu luchador y perseverante, sus anécdotas dan cuenta de un hombre que miró cada barrera como una oportunidad de aprendizaje y que entendió que escuchar a todos también le permitía instruirse. ”Siempre hay que escuchar a todos, no solamente a los jefes”, subrayó.

Pola Guanilo, gerenta general de R&G Seguridad e Higiene Industrial, posee esa misma seguridad en la capacidad de sus trabajadores: confía en que la riqueza del país se creará en la medida en que más peruanos “fabriquen cosas”.

Carlos Ángeles, de Soluciones Estructurales, reflexionó precisamente sobre la importancia de estar acompañado por un equipo que conciba los mismos ideales. Alfonso Bustamante, de Agrícola Cierro Prieto, resalta en esa línea que la responsabilidad social empresarial va de la mano con la organización humana detrás de la compañía.

El compromiso y la pasión también forman parte de la columna vertebral para sostener un emprendimiento. Dichas cualidades, presentes en Denisse Aliaga, de Demetrios Chicken, le permitieron involucrarse en todos los aspectos de su empresa.

“Una vez nos quedamos sin personal en las tiendas y estuvimos picando pollo. Nos quedamos sin jefe de camal y me puse a dirigirlo de amanecida, vendiendo pollos en la calle, en el acopio. Hemos pasado por todo”, comentó.

A su turno, Boris Schwartzman, de Cía. Industrial Nuevo Mundo, dijo que si un emprendedor posee pasión, siempre buscará la excelencia. En sus palabras, no basta con ser muy bueno, sino trabajar y estudiar constantemente.

La búsqueda de estos aspectos –buenos resultados y pasión– han conducido a emprendedores como Rolando Andrade, de Pharmaris Perú, a apostar por la toma de riesgos para sacar adelante su negocio. Y aunque los comienzos son en su mayoría muy retadores, los empresarios consideran que cada experiencia, en realidad, suma aprendizajes para afrontar mejor el futuro.

TE PUEDE INTERESAR