ProInversión adjudicó el jueves último la concesión de los proyectos Subestación Chincha Nueva y Subestación Nazca Nueva. (Foto: iStock)
ProInversión adjudicó el jueves último la concesión de los proyectos Subestación Chincha Nueva y Subestación Nazca Nueva. (Foto: iStock)
Christian Lengua

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

adjudicó el jueves último la concesión de los proyectos Subestación Chincha Nueva y Subestación Nazca Nueva, lo que beneficiará a más de 600 mil habitantes de Ica.

Según anunció el director ejecutivo de ProInversión Rafael Ugaz para el primer semestre del 2021 se espera haber adjudicado otros proyectos como el de masificación del gas natural en siete regiones del centro y sur del país, y el mejoramiento del ferrocarril de Huancayo a Huancavelica.

MIRA: Navidad: el 71% de los peruanos afirma que gastará su dinero en la preparación de la cena navideña

Asimismo, dentro del mismo periodo esperan otorgar en concesión obras de infraestructura como el Parque Industrial de Ancón, y la planta de tratamiento (PTAR) de Puerto Maldonado. Al respecto, el ex director ejecutivo de ProInversión, Alberto Ñecco, analizó la viabilidad de cada proyecto desde su experiencia.

En el caso de la masificación del gas, indicó que le sorprendió cuando retrasaron la adjudicación por seis meses por el tema de pandemia, porque la clave es atraer postores. Sobre todo porque proyectos de distribución de gas no han sido muy exitosos, como el caso de Naturgy, que hace poco devolvió la concesión de distribución que tenía en el sur y eso genera un precedente negativo para el sector.

“Lo importante es que ProInversión sepa comunicar las diferencias de este proyecto de masificación comparado con los anteriores de distribución de gas natural. Este es un proyecto que se estructuró de manera distinta con el Minem buscando generar más atractivo y se eliminaron riegos”, comentó.

MIRA: Gratificación por Navidad: Cinco claves para saber cuánto y quiénes recibirán el pago más bono de 9%

En el caso del ferrocarril, estaba listo hace mucho tiempo. Ñecco recuerda que antes de dejar la dirección de ProInversión en octubre del 2019, ya había mandado una versión final del contrato para opinión del MTC. Sostuvo que ha pasado más de un año para hacer ajustes a la versión final del contrato, lo que llama la atención porque debió ser mucho más rápido.

“Además, es un tema importante para ayudar a aliviar la situación de los pobladores en una zona muy deprimida del país”, apuntó.

Con respecto al PTAR Puerto Maldonado también está muy avanzado. Y uno de los beneficios es que la EPS de este proyecto es de las pocas empresas de saneamiento del país que están en azul. Es un proyecto que debería salir rápidamente, precisó el especialista, sobre todo porque se tiene el antecedente del PTAR Titicaca, que ayudó a definir varios caminos y rutas.

En tanto, sobre el Parque industrial de Ancón, Ñecco manifestó que es un proyecto que estaba verde, y tiene dudas que se adjudique en este periodo. “Había pocos avances desde el sector en asegurar las condiciones para continuar con el proyecto, básicamente se tenía que determinar que el terreno se encontraba en condiciones óptimas para el proyecto. Me sorprendería que salga, sobre todo en tan corto tiempo”, argumentó.

Asimismo, se refirió a otro proyecto que se anunció mucho que es el de Obras de Cabecera, que actualmente no avanza. Dijo que si el objetivo es de adjudicarlo antes de 28 de julio se debería lanzar el concurso antes de fin de año. De hacerse después, el tiempo para que el postor prepare una propuesta sería muy corto.

MIRA: Perú y Chile: La tarea inconclusa de la buena macroeconomía, por Juan José Marthans

Obras interminables

Gonzalo Prialé, presidente del Instituto Infraestructura Institucionalidad y Gestión (IIG), acotó que lamentablemente el Perú es el país donde las obras no se terminan y las promesas no se cumplen. “Los anuncios de ProInversion hace años que no se materializan. Siempre habrá explicaciones que traten de justificar las postergaciones. Sería mucho mejor pensarlo más antes de hacer anuncios de cronogramas que, en realidad, nadie espera que se cumplan”.

Para el titular del IIG, los proyectos se subestudian, no están bien formulados o tienen problemas de diseño, lo que genera inseguridad y el concedente entra en dudas. Luego cuando el MEF revisa todo, comienzan las postergaciones. Y estos titubeos pueden durar años, indicó.

MIRA: Ica: ¿Cómo se desenvuelve la economía en la región donde los agricultores se manifestaron contra la Ley Agraria?

En el caso que un proyecto mal preparado se concursa pese a su inmadurez, termina generando sobrecostos al ejecutarse, y demoras para corregir aspectos no resueltos y solucionar problemas que nunca faltan como liberar terrenos e interferencias, señaló Prialé.

A esto se le suma el hecho que el próximo año es electoral, el Congreso está gobernando el país con leyes populistas que destrozan la economía, acompañado de un Ejecutivo débil. Por ello, parece ser “altamente improbable que los proyectos a cargo de ProInversión lleguen a adjudicarse según el cronograma anunciado”.

Es posible

Por su parte, Juan José Cárdenas, líder de Proyectos e Infraestructura de EY Law, expresó que efectivamente es posible, y debería adjudicarse esos proyectos en el primer semestre del 2021. “Ya están muy avanzados y va a ser un efecto importante en la inversión del 2022 (porque la inversión efectiva probablemente recién se ejecute en el 2022)”, aseveró.

Mencionó también la importancia de tener credibilidad frente a los inversionistas internacionales cumpliendo con el pipeline anunciado, mencionó.