Los problemas en torno a la construcción del Gasoducto Sur Peruano y su relación con la empresa Odebrecht han vuelto a poner en agenda los pagos extra a la energía que se incorporan en las  y si estos cargos deben ser eliminados. En este artículo explicaremos de qué se está hablando.

En cada recibo de luz los peruanos pagamos sobrecargos que sirven para financiar obras que sirven para asegurar que en el futuro el país cuente con energía eléctrica suficiente.

De acuerdo al Ministerio de Energía y Minas, el componente del recibo de luz relacionado a esos costos de inversión explica entre el 60% y 75% del valor total que se agrega a la tarifa. En total estamos hablando de doce cargos que se incluyen en las tarifas eléctricas.

Una de las obras que se financia es el Gasoducto Sur Peruano, proyecto que está a cargo de un consorcio de empresas en el que está Odebrecht. Como Odebrecht está envuelta en casos de corrupción, muchas personas, incluyendo congresistas, sostienen que ya no se debe pagar el Cargo por Afianzamiento de la Seguridad Energética (CASE) con que se financia el Gasoducto Sur Peruano.

Para ponerlo en montos, de cada S/100 que los usuarios pagan en sus recibos de luz, S/34 sirven para financiar el gasoducto y otros ítems que hoy existen y los que se irán añadiendo.

Este cargo explica el alza de los recibos de luz, y esta asociado al financiamiento del Gasoducto Sur Peruano. (Foto: Diego Trelles Paz)

"Este cargo fue creado en 2012 y dispone que se use en proyectos que van a asegurar la energía para el país. Conforme el tubo se va llenando, el cargo va disminuyendo, por lo que es temporal", sostuvo el presidente de Osignermin, Jesús Tamayo.

El propio Gobierno ha dicho que el proyecto del Gasoducto Sur Peruano debe reestructurarse, de modo que su financiamiento no dependa de lo que se cobra en los recibos de luz. Sin embargo, lograr eso no es tan fácil e implica modificar el contrato de concesión firmado con el consorcio ganador del proyecto.

Cabe indicar que el gasoducto es solo una parte del total de los cargos para inversión en energía, por lo que, si se sacara ese proyecto del recibo, todavía seguirán existiendo otros sobrecargos.